Actualizado
domingo, 27 mayo 2018
12:32
h
URGENTE

Les piden cárcel por daños en un yacimiento

La Fiscalía valora los destrozos en los restos de una antigua fortificación romana en unos 750.000 euros
Ver comentarios
  • GRANDES SILLARES. Algunos vestigios arqueológicos del termino municipal de Porcuna.
    GRANDES SILLARES. Algunos vestigios arqueológicos del termino municipal de Porcuna.

La Fiscalía ha presentado cargos contra tres hombres acusados de un delito contra el patrimonio histórico. Presuntamente, causaron daños “irreversibles” en un yacimiento arqueológico de Porcuna. Se enfrentan a una petición de condena de dos años de cárcel y al pago de los destrozos causados, que los técnicos han valorado en más de 750.000 euros.

El escrito de acusación provisional sitúa las obras entre abril y junio del año 2013, en la finca de uno de los tres procesados. Los trabajos estaban encaminados a plantar más olivos. Para ello, según el fiscal, metieron las máquinas pesadas para realizar desmontes, destierros y numerosos movimientos. En concreto, rebajaron un desnivel de ocho metros de ancho y abrieron un camino. En total, las obras afectaron a unos 2.500 metros cuadrados.

El fiscal sostiene que los trabajos destruyeron varias líneas de muralla, de época romana, y diversos restos del yacimiento del Cerro Abejúcar. En concreto, esos vestigios gozan de una especial protección como Bien de Interés Cultural (BIC), por parte de la Junta de Andalucía. En la base de datos del patrimonio Arqueológico de la comunidad se describe el lugar de Porcuna como “un recinto fortificado del Alto Imperio, con perduraciones tardorromanas y reutilización en peóca medieval”. Explica la utilización de grandes sillares de piedra “bien trabajada” y de un poblado medieval del siglo XII-XIII, “con la presencia de abundantes restos de cerámicas vidriadas”.

Los tres acusados son el propietario de la finca, el encargado de la dirección de obras y el profesional que fue contratado para ejecutar con maquinaria los trabajos. El fiscal les imputa a los tres delitos contra el patrimonio histórico y contra la ordenación del territorio, ya que la parcela donde ser realizaron los trabajos está catalogada como no urbanizable. Además, el Ministerio Público sostiene que no son legalizables, ya que contravienen la Ley del Patrimonio y el Plan General de Ordenación Urbana de Porcuna.

En el juicio, que se celebrará en un juzgado de lo Penal, deberá decidirse, igualmente, si los procesados son responsables civiles de los graves destrozos ocasionados en el yacimiento, según siempre la Fiscalía. No se trata de una cuestión baladí: el escrito de acusación provisional refleja que los daños están catalogados en más de 750.000 euros.