Actualizado
miércoles, 21 noviembre 2018
09:25
h
URGENTE

Nuevo método de control antidopaje

Investigadores de la UJA diseñan un sistema más ágil y efectivo
  • INVESTIGACIÓN. Científicos del grupo Química Analítica de la Universidad de Jaén.
    INVESTIGACIÓN. Científicos del grupo Química Analítica de la Universidad de Jaén.

Científicos del grupo Química Analítica de la Universidad de Jaén (UJA) han desarrollado un nuevo método de control antidopaje más rápido, sencillo y fiable. Los resultados de los análisis alcanzan una mayor o similar precisión que los actuales y se obtienen en un día, lo que agiliza el proceso que, hasta ahora, requiere varias jornadas. Las pruebas ya podrían aplicarse a casos como el abuso de sustancias dopantes en deportistas, controles o accidentes de tráfico, así como en juicios donde se recurra a la Química forense. Entre otras ventajas está la de efectuar análisis retrospectivos. Esto implica comprobar en muestras ya estudiadas, si contienen otro tipo de sustancias ilegales que en un primer momento no fuesen de interés y ahora o en un futuro sí, explica el investigador de la UJA, David Moreno.

El sistema combina dos técnicas. En concreto, la muestra pasa por un equipo de cromatografía líquida de nanoflujos, en los que se separan los distintos componentes de la orina, en este caso estupefacientes o elementos dopantes. Posteriormente pasan al espectrómetro de masas, donde se identifican qué sustancias están presentes, a través de su masa molecular y así verificar la presencia de drogas.

El nuevo método se describe en el trabajo publicado en la revista Talanta, cuyo autor, David Moreno, indica que los ensayos se encuentran en fase preliminar, aunque ya se han analizado más de 80 drogas de abuso diferentes que se usan en dopaje y, en breve, se ampliará el número de sustancias examinadas. El siguiente paso consiste en realizar estudios en casos reales. El empleo de la técnica de la cromatografía líquida de nanoflujos acoplada a la espectrometría de masas de alta resolución destaca entre las novedades del estudio. “El método es muy sensible. Podemos determinar concentraciones muy bajas de estos compuestos, incluso inferiores a los límites legales, lo que disminuye los errores por falsos negativos en los análisis”, afirma el investigador. Además, este nuevo sistema simplifica el procedimiento.