Actualizado
martes, 19 septiembre 2017
22:11
h
URGENTE

Reyes defiende el papel de las diputaciones

El presidente de la Administración provincial jiennense participa en una mesa redonda en Santander
Ver comentarios
|
14/09/2017
  • debate. Los presidentes de las diputaciones de Ourense, Segovia y Jaén, José Manuel Baltar, Francisco Vázquez y Francisco Reyes, respectivamente, participaron en una mesa redonda en Santander.
    debate. Los presidentes de las diputaciones de Ourense, Segovia y Jaén, José Manuel Baltar, Francisco Vázquez y Francisco Reyes, respectivamente, participaron en una mesa redonda en Santander.

Las diputaciones juegan un papel clave para mantener la población en el mundo rural”. Esta fue una de las banderas discursivas que el presidente de la Diputación y de la Comisión de Diputaciones, Cabildos y Consejos Insulares de la Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP), Francisco Reyes, enarboló en Santander, donde intervino en una mesa redonda dentro del curso “El futuro de la Administración local y el papel de los gobiernos locales intermedios”. La Universidad Internacional Menéndez Pelayo (UIMP) y la Fundación Democracia y Gobierno Local organizaron este acto, que se celebró en el Palacio de la Magdalena. En ella también participaron los presidentes de las diputaciones de Segovia y Ourense, Francisco Vázquez y José Manuel Baltar, respectivamente.

“El debate sobre la desaparición [de las administraciones provinciales] parte del desconocimiento de mucha gente a la hora de hablar de las diputaciones”, apuntó Reyes, que, no obstante, también aventuró: “Puede obedecer al oportunismo político e incluso a la cobardía política, porque no se entiende que cuestionen las diputaciones provinciales de régimen común y no lo hagan con otros órganos intermedios del poder local que hay en este país, como las diputaciones forales, los cabildos y los consejos insulares”.

En su opinión, estos elementos “hay que incluirlos en este debate”. Dicho esto, según se informó en un comunicado, Reyes se mostró favorable a “evaluar” la labor de las diputaciones y a reflexionar sobre cómo optimizar los recursos que administran. “Pero, a lo mejor, el debate de la existencia o no de una administración concreta hay que cambiarlo por el debate del servicio. Cuáles merece la ciudadanía y qué institución es capaz de prestarlos con más capacidad, más calidad y a menor coste”, reflexionó.