Actualizado
viernes, 22 junio 2018
21:05
h
URGENTE

Se quema “a lo bonzo” en las puertas de un juzgado

El hombre, de unos 50 años, dejó una carta antes de prenderse fuego
Ver comentarios

Un hombre, de unos 50 años, permanece ingresado en estado muy grave tras quemarse “a lo bonzo” a las puertas del Juzgado de Violencia Sobre la Mujer, ubicado en la calle Las Minas. El varón, identificado como Alejandro y vigilante de seguridad de profesión, se personó en las dependencias de esta sede judicial. El guardia civil Ferreras, un veterano agente que custodiaba la entrada, le dio el alto. Le dijo que estaba allí porque quería entregar a la secretaria una carta personalmente. El agente le permitió acceder y subió hasta el despacho de esta funcionaria, a la que le entregó la misiva. Después, salió de nuevo a la calle y se prendió fuego.

El guardia Ferreras escuchó unos fuertes gritos de dolor y vio que el mismo hombre al que acababa de despedir apareció de nuevo con toda la ropa ardiendo. Con rapidez, el agente y otra persona que estaba en la puerta del juzgado comenzaron a desvestirlo. “Era como una bola de fuego”, dicen testigos presenciales de lo ocurrido. Con mucho esfuerzo, lograron pasarlo al interior del edificio, donde lograron sofocar las llamas gracias dos extintores que llevaron los propios funcionarios del juzgado. Varias patrullas de la Policía Nacional que se personaron en el lugar fueron los primeros en asistir al hombre hasta la llegada de los servicios sanitarios. Los médicos estabilizaron al varón en la ambulancia y lo evacuaron al hospital, desde donde fue trasladado al “Virgen del Rocío de Sevilla”. Presenta quemaduras en el 70 por ciento de su cuerpo y su estado es grave. Y es que se había rociado con una sustancia inflamable, probablemente alcohol. Al parecer, había comprado varios botes en una farmacia cercana.

La Unidad de Familia y Mujer (UFAM) de la Comisaría se ha hecho cargo de la investigación de los hechos. Se logró identificar al hombre gracias a la carta que había dejado a la secretaria. La misiva, que estaba manuscrita, relataba que había sido condenado por una denuncia que le había presentado su exmujer: “Me ha arruinado la vida”, escribió, de forma literal, tal y como explican fuentes cercanas al caso. El hombre añadió que no le quedaba “otra salida” que prenderse fuego y quemarse a lo bonzo. En el sobre, también incluía un segundo documento. Al parecer, era una sanción que se le había impuesto en el ámbito laboral. A los sanitarios que lo atendieron en la ambulancia les dijo que estaba tomando medicación para la depresión.

Investigación de la Policía

Causas. Agentes de la Unidad de Familia y Mujer de la Comisaría se personaron en la calle Las Minas para tratar de esclarecer lo sucedido con el hombre que se quemó “a lo bonzo”. En principio, no hay delito, ya que no se discute que el hombre se prendió fuego a sí mismo. Lo que se trata de aclarar son los motivos que llevaron a esa persona a actuar de esta forma, según confirmas las fuentes consultadas. Desde luego, será de gran ayuda la carta que entregó en persona a la secretaria del Juzgado de Violencia Sobre la Mujer, en la que contaba que había sido condenado por maltrato por una denuncia de su exmujer. Los agentes también revisarán su expediente judicial.