Actualizado
miércoles, 25 abril 2018
19:42
h
URGENTE

“Romper el techo de cristal será aún muy complicado”

yolanda de la fuente
Ver comentarios
|
17/04/2018
  • UJA. Yolanda de la Fuente es la primera mujer catedrática de Andalucía y la más joven de España.
    UJA. Yolanda de la Fuente es la primera mujer catedrática de Andalucía y la más joven de España.
Es la primera mujer catedrática de Trabajo Social de Andalucía y la más joven de España, pese a que su defensa se vio frenada durante cinco años debido a los recortes. Explica que, en España, tan solo el 21% de los que alcanzan ese nivel son mujeres

—Es, ya oficialmente, la primera mujer catedrática de Trabajo Social y Servicios Sociales de la Universidad de Jaén. ¿Qué supone para usted?

—Muchísimo. Ser la primera catedrática de un área de conocimiento tan importante como ésta, en un momento en el que nos encontramos con un gran envejecimiento de la población, que supone una transición de paradigmas y cambios en la sociedad, o en el caso de atención a la dependencia que, con un buen marco de atención y unas buenas herramientas, necesita seguir avanzando, me parece fundamental. Servicios sociales tiene competencias en infancia, refugios, emigración, maltrato o género, entre otras cuestiones, por lo que cuanto más profesionales y más categoría tengamos los que formamos, mejor preparados estarán los alumnos que salgan de las aulas. También es una responsabilidad. Más si hablamos del sector de las universidades, donde tan solo el 21% de los catedráticos de España son mujeres. Romper ese techo de cristal será difícil.

—Es, también, la catedrática más joven, ¿no es así?

—Así es. Y eso pese a que llevo cinco años acreditada como catedrática pero por el tema de los recortes he tenido que esperar para hacer la defensa, para la que preparé una asignatura de introducción al trabajo social y un proyecto de investigación sobre el turismo sostenible, un perfil para el que trabajo con el Banco Mundial. Por lo que de 47 años que tengo, no es lo mismo que si lo hubiera hecho con 42. El tiempo juega en contra, y también las ganas de trabajar.

—¿Cuáles serán, a partir de ahora, sus prioridades?

—Más de esta categoría no puedes subir la Universidad; ya no hay más nivel. Así que creo que lo importante ahora es crear redes, seguir investigando y apoyar a aquellas mujeres a las que les cuesta trabajo investigar. En definitiva, de lo que se trata es de empoderar. En mi caso he sido la primera. No he tenido escuela ni maestra. Pero a partir de ahora espero ser una buena compañera para la gente que trabaja en mi área y hacernos fuertes no solo en Jaén, sino también en Andalucía y en España. Mi grupo de investigación trabaja sobre la accesibilidad universal, somos líderes y seguiremos en ese camino.

—Este 2018 se cumple el 25 aniversario de creación de la UJA y usted ha visto cómo ha evolucionado la institución.

—Estuve en la primera promoción de la que ya fue Universidad de Jaén, así que, sin duda, he visto cómo ha crecido, cómo han aparecido titulaciones y facultades. También fui, durante más de 12 años, decana de la Facultad de Trabajo Social. En este primer cuarto de siglo se han hecho muchas cosas y, muestra de ello, es que la UJA es referente en numerosos temas. Pero tiene que seguir avanzando en otras cuestiones, no solo las denominadas como las clásicas, entre las que por ejemplo estaría el aceite. Debe aportar innovación en otros sectores, como tecnología, discapacidad o mayores.

—¿Han cambiado, en su opinión, los objetivos de la UJA?

—La Universidad tiene un papel muy importante. No solo en la formación de los alumnos que serán los profesionales del mañana, sino también en la transferencia del conocimiento, en investigar y ser motor de cambio. La universidad, si quiere cumplir la misión para la que fue creada, tiene que dar respuesta a lo que la sociedad demanda. Por eso tiene que detectar necesidades y oportunidades, y ponerlas en funcionamiento.