Actualizado
viernes, 28 abril 2017
11:41
h
URGENTE

“La tecnología es una gran oportunidad”

María Rosa Fernández
  • PROYECTO. La doctora María Rosa Fernández Olmo, en su consulta del Complejo Hospitalario.
    PROYECTO. La doctora María Rosa Fernández Olmo, en su consulta del Complejo Hospitalario.
La cardióloga del Complejo Hospitalario recibe una beca de 50.000 euros por parte de la Junta de Andalucía para poder desarrollar su proyecto, que consiste en la creación de una herramienta tecnológica, junto con la Universidad, para poder hacer un seguimiento domiciliario de la rehabilitación cardiaca y conseguir más asistencia con menos costes

—¿Cómo surge la necesidad en su especialidad que le plantea el desarrollo de su proyecto?

—La rehabilitación cardiaca es un tratamiento que se hace a los pacientes que han sufrido un infarto y que tienen cualquier cardiopatía. Es multidisciplinar, por lo que trabajan rehabilitadores, psicólogos, enfermeros, nutricionistas, fisioterapeutas y el cardiólogo, que es el que coordina. Aunque la rehabilitación cardiaca se está implantando cada vez más —incluso, en Andalucía es donde más unidades hay—, el acceso de los pacientes sigue siendo bajo. De hecho, en Andalucía, solo acude el 10% de los pacientes susceptibles de pasar por este programa.

—¿A qué se debe esto?

—A que la mayoría es gente joven que se quiere incorporar al trabajo pronto. También, se debe a la distancia geográfica, ya que si tienen que venir a hacerse el tratamiento tres veces a la semana al hospital, muchos no se pueden desplazar tan continuamente desde sus municipios.

—¿Qué objetivos se plantea?

—Hacer una rehabilitación cardiaca domiciliaria pero bajo supervisión médica. Esto lo vamos a hacer por medio de una herramienta tecnológica, junto con la Universidad de Jaén, que consiste en utilizar los relojes inteligentes, una app que tendrá el paciente, una app para el teléfono en el que estará el tratamiento de rehabilitación cardiaca, con el programa de ejercicio físico o el educativo, y una “big data”, desde la que el médico tendrá conocimiento de todo lo que hace el paciente a través del ordenador para también poder corregir. Las nuevas tecnologías son una oportunidad para que la persona haga rehabilitación cardiaca sin tener que venir al hospital y ser supervisada.

—¿Cómo está la fase del desarrollo de la tecnología?

—La herramienta tecnológica está diseñada por la UJA y, en estos momentos, la crean los ingenieros informáticos de la Universidad. Creo que podremos tener una primera prueba para dentro de seis meses. Luego, desde el Hospital, llevaremos a cabo el proyecto piloto para ensayar con los mismos pacientes. Esto permitirá más acceso a más pacientes con menos dinero.

—¿Por qué es tan importante seguir este tratamiento?

—Está comprobado que la rehabilitación cardiaca reduce la morbimortalidad de los pacientes, que mejoran el pronóstico. Hay estudios que indican que esta rehabilitación, tras un infarto agudo de miocardio, puede reducir hasta un 30 por ciento la mortalidad. En Jaén tratamos entre unos 120-130 pacientes al año. Luego, hay personas, en bajo riesgo y que hacen ejercicio, a las que les hacemos el programa desde su domicilio, pero sin revisar, por lo que no sabemos realmente lo que están haciendo.

—¿Qué controla concretamente el programa de rehabilitación?

—Los factores de riesgo cardiovascular, el programa educativo para promocionar el autocuidado, el de ejercicio físico, así como un abordaje psicológico, biológico, abandono del tabaco y hábitos saludables, en general.

—¿Hay un perfil que destaque entre los 120-130 pacientes?

—Principalmente están en edad laboral y eso plantea un problema.

—¿Dónde está el origen de los problemas cardiovasculares?

—Los más clásicos, que son la hipertensión, colesterol, diabetes, tabaquismo, especialmente este último, lo vemos mucho en los pacientes jóvenes. Luego, he tenido pacientes que se “han enganchado” al “running” tras un infarto. Que eran sedentarios y que se han aficionado al deporte. Lo que pretendemos es que, al menos, sean conscientes de su enfermedad y cómo pueden modificar su pronóstico.