Actualizado
domingo, 09 diciembre 2018
21:40
h
URGENTE

“Me interesa mucho la función social de la Justicia”

Sandra Mesa
Ver comentarios
La ganadora del Premio Andaluz a la Mejor Trayectoria Académica está encantada con el reconocimiento que, asegura, le sirve de impulso. La alcalaína, doble Grado en Derecho y ADE, prepara oposicones para convertirse en juez

N o es la primera vez que su trayectoria como estudiante obtiene reconocimiento, pero reconoce que el impulso recibido con el último de sus premios es una recompensa especial. Hija de un camionero y una ama de casa, habla maravillas de Alcalá la Real y, actualmente, hinca los codos como opositora para cumplir su deseo: ser juez.

—¿Está contenta con el reconocimiento recibido como estudiante?

—La verdad es que estoy supersatisfecha. Además no me esperaba ser la primera de Andalucía; de hecho, al principio no iba a echar el premio este ni nada, porque pensaba que habría gente con muchos más méritos, cursos, másteres. Pero bueno, lo eché por si acaso y me llevé la sorpresa.

—Sin embargo, no es la primera vez que una institución la distingue.

—Aquí, en mi pueblo, tanto en Secundaria como en primero de Bachillerato, me dio la Concejalía de Educacion un reconocimiento a la mejor estudiante, y luego, en la Universidad, también me dieron la mención de honor a los primeros de la promoción. Ahora, la de Andalucía. La verdad, me siento reconocida.

—¿Procede usted de una familia de alumnos brillantes ?

—De mi familia creo que soy la primera en ir a la Universidad; de hecho, cuando fui, toda mi familia se puso supercontenta. Mis padres, desde el principio, me animaron y han estado tanto conmigo como con mi hermana Beatriz, que es igual que yo, a ella también le han dado reconocimientos en el instituto, y ahora estudia Medicina en Granada. Para ellos es un orgullo, es algo que no han conocido, están más orgullosos que nosotras. Mi padre se lo cuenta a todo el mundo y mi madre también, pero no les sorprende, porque han visto nuestro trabajo día a día. Somos dos hermanas, y mis padres no tienen un sueldazo, asi que han hecho un gran esfuerzo. Han estado comprometidos con nosotras en todo; yo hice una beca Erasmus en Inglaterra, y ellos hicieron un esfuerzo económico, porque allí era muy cara la residencia. También he estado en academias de inglés y francés, lo han pagado y me han acompañado a los exámenes.

—Entonces, el premio para es doble, dada la satisfacción que ha producido a sus padres, ¿no?

—Claro, sí, lo que me hace más feliz es el orgullo que ellos sienten, cuando le dije lo del premio a mi padre me hizo más feliz su reacción que el hecho de que me llamaran por teléfono para comunicarme el premio.

—¿Por qué se decantó por el Derecho a la hora de elegir carrera?

—Siempre me han gustado la historia y las ciencias sociales, y el Derecho me llamaba mucho la atencion. Vi que ofertaban el doble grado y me pareció una mezcla interesante. La verdad es que la carrera me encantó, ha sido una mezcla muy amena y aunque son seis años, se me pasó superrápido, porque incluye conocimientos que todos son muy útiles y muy prácticos, creo que es la mejor elección que pude hacer.

—¿Cómo ve su futuro profesional?

—Todavía, currículums no he llegado a echar, porque estoy con las oposiciones a jueces. Este premio, eso sí, lo considero un impulso, porque supone que lo que he hecho hasta ahora ha merecido la pena y puedo seguir por este camino del esfuerzo y el estudio, y a ver si consigo ya mi meta.

—Su meta es dedicarse al mundo de la judicatura. ¿Siempre tuvo clara esa vocación profesional?

—Sí, pero antes de empezar con la carrera yo no tenía esa vocación, fue al estudiarla cuando tuve claro que quería opositar para juez. Me interesa mucho la función social que tiene, me interesa mucho el Derecho de Familia y, sobre todo, el Civil, es la parte más bonita, porque la parte de Penal digamos que es más desagradable, y sobre todo es la más cercana a la gente, la que la impones y ves que estás ayudando.

—Las oposiciones le exigirán mucha dedicación. ¿Cuánto tiempo dedica, cada día, al estudio?

—Sí, tienes muy pocas horas disponibles para ti. Estudio desde las ocho de la mañana, aproximadamente, hasta las dos y media, más o menos, que hago un descanso para comer. Luego, a las tres y media o las cuatro, vuelvo a empezar, y así hasta las nueve de la noche. Si me duele la cabeza o me veo muy cargada, hago un pequeño descanso. Tengo un día a la semana, que es para descansar. Sobre todo descanso, porque acabas tan supercansada que tampoco te apetece hacer planes que sean muy activos, la verdad. Aprovecho para estar con la familia, con mi novio, y vamos al cine o a pasear. Los sábados por la noche sí que salgo con mis amigas, a cenar con ellas, intento aprovechar para estar con todo el mundo lo que no puedo los demás días.

—¿En qué etapa de las oposiciones se encuentra ahora mismo?

—El primer examen lo hice en octubre y lo aprobé, y ahora tengo dos más, el segundo a mediados de febrero y si lo paso, haré el tercero, en mayo o junio. Si apruebo, ya tendría mi plaza. Después tienes que hacer un curso práctico en Barcelona.

—¿Se ve ya con toga, puñetas y al frente de un tribunal?

—No, no, a mí eso me parece un sueño, tú estudias y estudias pero eso no lo ves, me parece muy imposible.

—Si aprueba, tendrá que abandonar la provincia. ¿Le preocupa?

—Me da igual, con que me den mi plaza, me da igual donde sea. Pero si es Andalucía pues mejor, aunque sea en otra provincia, y si es en Jaén, mejor que mejor. Me gusta mucho la provincia, Jaén, sobre todo la capital, porque la veo muy tranquila, es parecida a un pueblo, y yo siempre he querido vivir en un pueblo, a mí no las grandes capitales...

—¿Cómo ve la Justicia española en estos momentos?

—Creo que, sobre todo, la utilizan los partidos políticos con fines populistas. Aparte, la información que se difunde es muy superficial, con leerte un artículo de un periódico no puedes llegar a comprender el caso que hay detrás, entonces no llegas a comprender el porqué de la respuesta de ese juez. Yo he hecho las prácticas en la Audiencia Provincial de Jaén y he estado en juicios muy largos, con instrucción de la causa que ha durado años, y claro, luego te encuentras el artículo del periódico muy superficial, y tienes que saber más para comprender por qué se ha dado esa solución. No creo que se deba hablar tan a la ligera de ese tipo de cosas. La gente que estudia esas sentencias está muy preparada y tiene muchos criterios, y mucha experiencia..., en fin, que no se le puede cuestionar.

—¿Cree que los órganos judiciales están politizados?

—Sinceramente, creo que la Justicia está mediatizada políticamente, pero en los niveles más altos, quizás un juez de Jaén o de mi pueblo, pues no. El presidente del Tribunal Supremo y el Consejo General del Poder Judicial, que es el órgano de gobierno de los jueces, prácticamente es elegido por el Gobierno, pero sí que es cierto que, luego, los jueces son independientes del propio consejo general.

—¿Introduciría cambios, si estuviese en sus manos, al respecto?

—Sí, yo lo cambiaría. Y cambiaría también para que el fiscal general del Estado no fuera propuesto por el Gobierno. Tendría que ser elegido por los propios jueces.

—Al recibir el premio, habló usted de la juventud como una generación plena de valores.

—Lo más malo es lo que llama la atención y con lo que se queda la gente. Por lo general, los jóvenes de hoy en día, además de que están más preparados profesonal y académicamente, también lo están en valores, cada día somos menos racistas, menos xenofobos, más solidarios. Habrá jóvenes vagos que estén siempre de fiesta, pero no mayoritariamente.

—Y la educación en España, ¿en qué situación se encuentra?

—Faltan profesores. En cuanto a materiales, estamos bien. Es verdad que debían aumentar el número de profesores, en las clases en la que he estado había muchos alumnos y los que queríamos aprender lo teníamos que hacer casi por nuestra cuenta, porque muchas veces el profesor no te podía prestar mucha atención.

Deportista y aficionada al cine

“A la gente joven le diría, en primer lugar, que hay tiempo para todo; yo disfruto de la vida igual que cualquier otra persona, solo que reparto el tiempo de otra manera”. Este es el mensaje que envía Sandra Mesa a los jóvenes. Se confiesa deportista y aficionada al cines y recomienda a la juventud que “hagan lo que les guste en la vida y que no se desilusionen si les dicen que hay pocas plazas o escasas salidas profesionales, al final el que la sigue la consigue y lo que hace falta es tener ilusión”, concluye la alcalaína.