Actualizado
sábado, 17 noviembre 2018
11:30
h
URGENTE

Con logo y sintonía propios

El verde de los olivos y el amarillo del aceite escoltan la singular “J” que representa gráficamente a la marca turística, cuya música y letra, de las que es autor el compositor Alejandro Gómez, exaltan la idiosincrasia de la provincia

Himno, bandera y escudo son los símbolos sentimentales de cualquier territorio, por pequeño que este sea. La música y la representación tangible y simbólica que resumen en una partitura, una enseña o un blasón a continentes, países, ciudades y pueblos traducen valores y memoria de estos lugares, y no hay asociación, cofradía, club... que se precien que no cuenten con alguno de estos distintivos propios, reconocibles y, en muchos casos, icónicos.

La marca turística, con sus más de veinte años de vigorosa existencia, acumula ya un auténtico y riquísimo patrimonio humano —quienes trabajan en su desarrollo, los galardonados en las diferentes ediciones de sus premios—; gráfico —catálogos, carteles—; artístico, como pueden ser los diseños que ilustran sus propuestas, por poner algún ejemplo; deportivo, con pruebas, cada día más importantes, de distintas disciplinas, y un sinnúmero de elementos que darían para un “museo de Jaén, Paraíso Interior” de lo más interesante y variado.

Le faltaba, eso sí, una pieza musical, una suerte de himno que hiciera tarareable la marca turística, pero eso era hasta 2017, el año del aniversario. Corría el mes de diciembre cuando el marteño Teatro Municipal Maestro Álvarez Alonso acogía la presentación oficial de una sintonía que, precisamente, sintonizó, desde el primer momento, con los jiennenses: “Y si mar adentro se agitan tus ramas, / si la luna pinta tus flores de plata, / lágrimas de oro, / cuenta de esmeraldas, / canta la salamandra”. “En todas las grandes conmemoraciones hay elementos que perduran y trascienden en el tiempo, y desde la Diputación hemos querido aprovechar la oportunidad de los veinte años de nuestra marca más universal para dar vida a la nueva sintonía de nuestro paraíso interior”, dijo, en aquella ocasión, Francisco Reyes.

En la puesta de largo de la partitura participaron el Coro y la Orquesta del Conservatorio Superior de Música Andrés de Vandelvira de Jaén y la solista de Villanueva de la Reina Ángeles Toledano, que corporeizaron la obra, original de Alejandro Gómez, un prestigioso compositor afincado en Jaén que acumula reconocimientos en su trayectoria creativa y que ha sido director de la gira sinfónica de José Mercé y ha actuado con músicos de la categoría de Ara Malikian. “Pensando en el olivar escribí un poema y comencé a hacer los bocetos”, indicó el compositor, que tiró de “recursos musicales cercanos a la cultura andaluza y el flamenco” para culminar la pieza.

Por su parte, el logotipo de la marca turística se ha hecho hueco, en estas dos décadas, en la memoria de la ciudadanía de la provincia, ha moldeado la mirada de los jiennenses hasta el punto de reconocer en él toda la belleza natural que esconde, la cultura en su más amplio sentido, las maravillas del mar de olivos resueltas en el verde —de los parques naturales y los olivos— y el amarillo —del aceite— que conforman, al mismo tiempo, una singular “J” tan asumida ya como la silueta del Castillo de Santa Catalina desde la lejanía de la capital o el multimillonario paisaje de los árboles que Machado, Lorca y Hernández, entre otros muchos, convirtieron en protagonistas de monumentales poemas.

Estos símbolos, el sonoro y el visual, campean constamente en fachadas institucionales, sobre la chapa de vehículos que recorren y vertebran la provincia, como telón de fondo musical en webs y audiovisuales, en camisetas y hasta “navegan”, además de por las redes, en ese barco solar del pantano del Tranco que es también, en sí mismo, una alegoría de Jaén, Paraíso Interior, su buque insignia sobre al agua quieta de una presa que resume a la perfección cuánto de puerto y playa íntimos tiene el territorio jiennense.

La exposición que Diario JAÉN instaló en el Centro Cultural Baños Árabes, “Recuerdo de una gran noticia”, sirvió como un gran álbum de los veinte años de la marca turística y permitió concentrar en una sola visita todo lo que ha dado de sí una iniciativa brillante que, lejos de perder vigor con el paso del tiempo, se encuentra en el verano de su existencia y promete mucha, mucha primavera todavía. Sí, que la gente de aquí haya asumido que habita un verdadero edén cotidiano, que se enorgullezca de ello y lo proclame y lo exteriorice es un mérito que merece reconocimiento unánime, un aplauso tan grande como el que, durante la próxima Gala de los Premios Jiennenses del Año, sonará para rendir público tributo al maravilloso aldabonazo que supone una dosis de autoestima como Jaén, Paraíso Interior.

Una iniciativa que, en sus propias palabras, “tiene mucha aceptación fuera de las fronteras provinciales”: “La gente nos reconoce e identifica como jiennenses”, constata Aguayo, que celebra la repercusión de Jaén, Paraíso Interior como elemento aglutinador de la oferta del Santo Reino como destino para viajeros y visitantes.

El presidente de la entidad deportiva valora “el acierto de la Diputación Provincial, principal patrocinador del equipo”, a la hora de unir su estandarte turístico a la labor del club jiennense: “El propio presidente, Francisco Reyes, ha expresado en más de una ocasión que el retorno que recibe la administración provincial de esta colaboración es importantísimo”, manifiesta.

Y es que, según Aguayo, la presencia del logotipo identificativo “llama mucho la atención de los aficionados al fútbol sala de cualquier parte”. “Incluso —dice—, el autobús lleva el logo, y sorprende mucho a la gente”: “Yo he visto a grupos de personas haciéndose fotos delante del bus cuando nos desplazamos a los partidos”, apostilla.

En cuanto a la propia marca turística, Germán Aguayo Gálvez tiene muy claro que, desde su creación, en 1997, ha supuesto un aliento para los jiennenses, a los que ha enorgullecido. El Jaén Paraíso Interior Fútbol Sala, que ya recibió el Premio Jiennense del Año en la modalidad de Deportes, en 2015, se felicita por la concesión de este galardón —“es fantástico”, exclama— a la iniciativa unificadora de la oferta turística provincial, que su club deportivo difunde, con orgullo, desde su propia indumentaria. Pero no solo así: “El martes pasado hubo un partido televisado de play off en el palau de Barcelona, entre el equipo local y el Zaragoza, y Jaén, Paraíso Interior aparecía continuamente en los leds, algo que se pudo ver en toda España”, afirma, satisfecho con la gran oportunidad que se le brinda al club de trasladar la marca fuera de la provincia: “Todo lo que ayude a que nuestro Jaén sea conocido fuera nos alegra mucho”, concluye el presidente.

estos símbolos sonoro y visual campean en fachadas, vehículos, webs, camisetas y navegan por las redes

“tiene aceptación fuera”