Actualizado
sábado, 18 noviembre 2017
15:31
h
URGENTE

“Cada día la gente se identifica más con su Ejército”

Eduardo López Aranda
Toda su vida ha estado vinculado a Cofradía de la Buena Muerte de Jaén. Su amor por los tres ejércitos lo llevó a integrarse en el Círculo de Amigos de las Fuerzas Armadas, del que es presidente

Estudió Química, trabaja en la sección de Salud del Ayuntamiento de Jaén y tiene 52 años recién cumplidos. Es miembro de la Real Sociedad de Química de Londres y ha participado en trabajos colectivos con colegas de la Universidad de Aberdeen (Escocia). Siempre estuvo vinculado a la Real Hermandad Sacramental y Cofradía de la Buena Muerte donde, durante 26 años, perteneció a la junta de gobierno y desempeñó diversos cargos, entre ellos el de hermano mayor. Fue miembro, desde 1994 hasta 2007, de la Delegación de Cofradías y Hermandades del Obispado de Jaén. Desde hace más de un año, Eduardo López Aranda preside el Círculo de Amigos de las Fuerzas Armadas, que se constituyó en 2001. Una asociación creada por Lucas Ramírez, jefe del Negociado de Quintas del Ayuntamiento de Jaén, y de la que forma parte, prácticamente, desde su puesta en marcha.

—¿Cuál es su vinculación con las Fuerzas Armadas?

—Además de haber hecho el servicio militar y de no poder hacer la carrera en la Academia Militar por un accidente que tuve en el Ejército, también tengo una relación familiar. Por la parte de mi madre hay varios miembros de la Guardia Civil. Mi abuelo fue el primer comandante de puesto del actual Cuartel de la Guardia Civil. Como anécdota, mis abuelos se pusieron novios en el Santuario de la Virgen de la Cabeza durante el asedio, en la guerra. A veces digo que estoy en el mundo gracias al Santuario. También tengo mucha familia materna en la Guardia Civil.

—¿Cuáles son los fines del Círculo de las Fuerzas Armadas?

—Si nos atenemos a los estatutos, que se aprobaron en 2002, el círculo pretende fomentar entre sus asociados y la sociedad el interés por los temas de defensa. Está constatado que la gente civil se identifica cada día más con el esfuerzo que hacen las Fuerzas Armadas en las misiones que participan y en la labor que desarrollan. También en sus inicios el círculo pretendía hermanarse con otros grupos y asociaciones con los mismos fines. Lucas Martínez puso en marcha el círculo y cuando Alfonso Rojas se hizo cargo de la presidencia comenzó la expansión. Se ampliaron las actividades que tienen su punto culminante cuando, en 2015, se aprueba la Ley de Seguridad Nacional, que introduce el término de “cultura de defensa”. Esto permite a los ciudadanos conocer los elementos con los que el Estado los protege ante determinados peligros. En esa cultura de defensa las Fuerzas Armadas son uno de los elementos más importantes y fomenta que el círculo amplíe su labor.

—¿Cómo ve hoy la sociedad a sus Fuerzas Armadas?

—Si nos atenemos a las encuestas que hacen los diferentes centros sociológicos, las Fuerzas Armadas son una de las instituciones más valoradas por la sociedad. Y dentro de ellas, la Guardia Civil es la institución que más valoran los ciudadanos.

—¿A qué cree que se debe eso?

—A que cada vez se conocen más los asuntos de la cultura de defensa y es mayor la implicación de la gente en esa cultura, pues le permite ver de una manera distinta cuál es el papel de sus Fuerzas Armadas y que este no es esencialmente disuasorio ni socialmente defensivo, sino que realizan diversas actividades, militares y humanitarias, dentro y fuera del territorio nacional. Eso permite que la sociedad integre en su “modus vivendi” a las Fuerzas Armadas.

—En el contexto internacional ¿qué grado de modernización y dotación de medios tienen los tres Ejércitos españoles?

—En esto quiero ser muy claro. Hay países que están mucho mejor dotados de material. Pero a nivel de implicación, de esfuerzo, entrega y sacrificio, no creo que haya nadie mejor dotado que las Fuerzas Armadas Españolas. Cuando nos invitan a actos puedo ver la buena preparación táctica, técnica y el material tan avanzado que tienen, como por ejemplo los Eurofighter o los carros de combate Leopardo. Creo que están muy bien dotadas a nivel material y, sobre todo, a nivel humano, ya que la capacidad de entrega y sacrificio del soldado español, desde tiempo inmemorial, es fuera de lo común.

—Usted hizo la mili. ¿Qué opina de la desaparición del servicio militar obligatorio?

—El servicio militar no está quitado, está suspendido. Yo veo muy bien la profesionalización de las Fuerzas Armadas. Hoy en día, si España tiene algo que decir en el ámbito internacional es debido a la preparación y profesionalidad de los soldados españoles. Yo hice el servicio militar y no consigo imaginarme qué hubieran hecho los soldados no profesionales en una misión internacional. Sería algo impensable hoy. Pero si el soldado profesional está para hacer el trabajo de defensa y las misiones que se encomienden a las Fuerzas Armadas, podría haber un servicio militar de colaboración auxiliar, al estilo de la reserva voluntaria, con el Ejército profesional. Hay multitud de servicios como los sanitarios, técnicos... que podrían ser ocupados perfectamente por gente de reemplazo.

—¿Que significa lo de suspendido?

—Viene a decir algo así como “vamos a dejar de ejecutarlo por ahora y en un futuro podría restablecerse o no”. Evidentemente, los derroteros van porque no se vuelva al servicio militar obligatorio, debido, precisamente, a la profesionalización de las Fuerzas Armadas. Creo que tal y como se concibe la defensa nacional, no sería factible.

—¿Cree que la Seguridad Social debería contemplar como periodo cotizado el tiempo que los soldados de reemplazo prestaron al Estado con el servicio militar obligatorio?

—Hace unos meses se constituyó unas Asociación de Voluntarios del Grupo Ligero de Caballería de Jaén, a la que pertenezco, y hay compañeros que han solicitado a la Subdelegación de Defensa que, de cara a la jubilación, se les reconozca el tiempo del servicio prestado en las Fuerzas Armadas. Por lo visto, sí se reconoce ese tiempo a efectos de jubilación, pero no de cotización. Es un tiempo que se puede computar cuando faltan unos meses para el periodo de jubilación. Eso es lo que tengo entendido, pero no estoy seguro de que sea así.

—En la mili se les pagaba un “micro sueldo” a los soldados. ¿Cree que, se deberían hacer hecho de él los devengos a la Seguridad Social?

—Los soldados estábamos, comidos, vestidos, con un techo y una cama donde dormir. Yo recuerdo que cobraba de soldado 1.750 pesetas al mes (unos 10 euros) y como estábamos servidos, lo gastábamos en cerveza.

—¿Qué relación tiene el círculo con las instituciones y grupos afines?

—Al tener un ámbito provincial, el margen de maniobra es la provincia de Jaén. Pero estamos muy bien relacionados, por ejemplo, con la Asociación de Reservistas Voluntarios Fernando III El Santo, que agrupa a los reservistas voluntarios de Jaén; o con el Círculo de Amigos de la Brigada X de Bailén de la cual es presidente Alfonso Rojas, y mantenemos muy buena relación con asociaciones de fuera de la provincia con las que realizamos alguna actividad conjuntamente, como es el caso de la Brigada Acorazada X de Córdoba, que son nuestros comandantes militares y tenemos muy buenas relaciones; con la Brigada Alfonso XIII de la Legión o con el Ala 78 de Armilla, que son nuestros comandantes aéreos. También tenemos muy buenas relaciones, porque no puede ser de otra forma, con los ayuntamientos, porque son la institución más cercana al ciudadano. Cuando organizamos algún acto civil como una jura de bandera, la primera institución a la que acudimos es al ayuntamiento del municipio donde se vaya a realizar. Y, como no puede ser de otra forma, mantenemos muy buena relación con la Subdelegación de Defensa de Jaén, con la Subdelegación del Gobierno, con la Administración autonómica...

—El círculo también hace reconocimientos públicos.

—Sí este año hemos reconocido al cuartel de la Guardia Civil de Alsasua, por las agresiones sufridas, y a Adolfo Martínez, director de la película “Zona hostil”, al que le entregamos la medalla del círculo, ya que su film hace una difusión excepcional de la cultura de defensa.

Cuerpos
del Ejército con solera

Si la Infantería de Marina de la Armada Española, creada por el rey Carlos I, el 27 de febrero de 1537, es la más antigua del mundo, hay otros cuerpos del Ejército español con mayor antigüedad. Uno de ellos es el Cuerpo de Alabarderos, creado por Gonzalo de Allora en 1504 por mandato del rey Fernando el Católico. Pero, sin duda, el más vetusto es el Cuerpo de los Monteros de Espinosa. Se cree que lo fundó en 1006 el conde de Castilla, Sancho García, aunque está datado y documentado en 1208.