Actualizado
martes, 18 septiembre 2018
20:27
h
URGENTE

Los lectores premian la solidaridad y la ternura

La reñida carrera por la preciada meta del galardón que conceden los lectores del periódico corona a la asociación sin ánimo de lucro que procura calidez y afecto a los mayores

La solidaridad tiene premio, y en ocasiones, doble. El cariño de toda una organización que se vuelca en rodear de calidez la vida de los más mayores de la sociedad ha contagiado a los lectores de Diario JAÉN, que no lo han dudado a la hora de aupar a la asociación, declarada de utilidad pública, Edad Dorada Mensajeros de la Paz hasta el primer puesto del podio de los más queridos, al distinguirla como Popular del Año de los Premios Jiennenses del Año 2017.

El colectivo que preside el sacerdote bedmarense Julio Millán Medina añade de esta manera, a su galardón en la modalidad de Valores Humanos, el gran y entrañable reconocimiento que supone alzarse con este título. Y es que el colectivo fundado por el padre Ángel ha contado con la preferencia de gran parte de las personas que han participado en la elección a través del envío de los cupones publicados por el periódico, desde el primer día hasta el último.

Tanto es así que la candidatura de “Edad Dorada-Mensajeros de la Paz” copó el primer puesto prácticamente en la totalidad de los recuentos de papeletas publicados en las páginas de Diario JAÉN, a excepción del cuarto, cuando el centenario Colegio Oficial de Enfermería de Jaén le echó la delantera y se colocó en el primer puesto.

Sin embargo, las remesas de cupones más remolonas en llegar hasta la Redacción tenían un candidato más que claro, y el vuelco del último escrutinio parcial se quedó solamente en un espejismo hasta situar, de nuevo, a la asociación sin ánimo de lucro al frente de la tabla clasificatoria. Así, el próximo día 15 de junio, en las instalaciones de la Institución Ferial de Jaén, durante la Gala de Entrega de los Premios Jiennenses del Año 2017, “Edad Dorada-Mensajeros de la Paz” tendrá un doble protagonismo ganado a pulso, a fuerza de amor y de ternura, que son algunos de los principales valores que derrocha en las residencias que gestiona a favor de quienes pasan el invierno de su existencia arropados por la profesionalidad y la vocación de servicio de este colectivo.

La asociación coordina su actividad en la comunidad autónoma de Andalucía desde la sede jiennense, en un inmueble cedido por la Diputación que inauguró el pasado mes de septiembre, por lo que está muy arraigada en el territorio de la provincia, una visibilidad que, posiblemente, también se encuentre detrás de la simpatía que ha despertado entre los lectores de Diario JAÉN, hasta el punto de convertirla en objeto de su voto.

Y es que una organización que mueve, cada día, a un número aproximado de ciento setenta trabajadores con carácter fijo y cuida, afectuosamente, de 232 ancianos que son también, por su propia calidad de residentes, habitantes del mar de olivos, no podía pasar desapercibida. Rus, Porcuna, la propia capital del Santo Reino...

Ni un detalle queda al azar, ahí está “Edad Dorada-Mensajeros de la Paz” para velar por la formación de sus trabajadores, para que el trato dispensado a las personas mayores sea el que cualquiera envidiaría para sí al llegar a esa edad en la que, por diferentes circunstancias, son muchos los que se ven obligados a abandonar sus hogares y seguir adelante lejos de su cotidianidad. De ahí que una de las preocupaciones más presentes de “Edad Dorada-Mensajeros de la Paz” sea la de hacer de cada día el escenario más cercano a la memoria del residente, a sus costumbres y querencias, incluso a los sabores que prefieren disfrutar a la mesa.

¡Qué acertado el gran Miguel de Cervantes cuando dijo aquello de que “al bien hacer jamás le falta premio!”. Desde su fundación allá en la década de los 80 del pasado siglo XX mucho ha llovido, pero la trayectoria clara, transparente, de esta organización ha perdurado y se ha ganado un lugar de respeto y aplauso en la sociedad jiennense, un reconocimiento unánime que ahora, con la concesión del Premio Popular del Año de Diario JAÉN, madura y se acrecienta.

El obispo de la Diócesis jiennense, Amadeo Rodríguez Magro, manifestó su satisfacción al conocer que “Edad Dorada-Mensajeros de la Paz” sumaba a sus pobladas vitrinas el Premio Jiennense del Año 2017 de Valores Humanos. Entonces, expresó: “Es un premio muy merecido, me parece fenomenal, es importante que la sociedad se fije en las buenas obras”.

También un rostro de aquí, muy conocido gracias a su popularidad, Irma Soriano, se expresaba en términos semejantes, emocionada y agradecida por la obtención del reconocimiento: “Es un premio más que merecido, son personas que miran hacia adelante, y este reconocimiento lo agradecen mucho, les da aún más fuerza, porque todos tenemos momentos en los que nos cansamos, vemos que la gente de nuestro alrededor quiere tirar la toalla, y esto les da una palmadita en la espalda”. Ahora, al sumar a lo ya conseguido el Premio Popular del Año 2017, las palabras del prelado y las de la presentadora sirven, también, para celebrar que los lectores de Diario JAÉN son conscientes de la gran labor de esta organización, un trabajo que, sin buscar protagonismo alguno, se hace notar como parte imprescindible de la cotidianidad de esta tierra.

Dice un proverbio hindú que la vejez comienza cuando el recuerdo es más fuerte que la esperanza; cada día, la buena gente de “Edad Dorada-Mensajeros de la Paz” se deja la piel para que, pese a los años, sus residentes quieran seguir hablando del futuro.