Actualizado
jueves, 13 diciembre 2018
12:59
h
URGENTE

Marroquíes Bajos, del atracón al silencio sepulcral

Hay personas a título individual que llevan años protagonizando una cruzada en favor del patrimonio, con especial referencia a este yacimiento
Ver comentarios

Hace ya más de un año, ya que fue en los primeros días de marzo, cuando tuvo un espectacular eco en Jaén y entre los jienenses, los que viven aquí y los que se encuentran fuera, el documental de National Geographic que, buscando la Atlántida en el sur de España, se había topado con el yacimiento arqueológico de Marroquíes Bajos, que ha pasado a formar parte de la leyenda, aunque a decir verdad no era la primera vez que al emblemático y abandonado lugar de Jaén, situado en pleno Bulevar, los investigadores lo han situado en el contexto de las realidades históricas más diversas, bien es cierto que han pasado miles de años y es imposible ubicar con certeza el origen del poblado que tenemos en casa y casi ni nos enteramos hasta que el documental producido por James Cameron nos lo sirve en bandeja y se relaciona con la isla mítica mencionada y descrita en los diálogos Timeo y Critias, del filósofo griego Platón. Vamos, anteayer.

Aparte del subidón, y de vernos envueltos en esta sugerente travesía, lo bueno de esto es que cuando los medios de comunicación de masas se ocupan de hechos sobresalientes de Jaén nos ponemos alerta y ocurren esos ataques de impulso, que son buenos porque ayudan a percatarnos de nuestra realidad, a veces tan escondida y tan incomprendida. Algunos investigadores locales, de nuestra propia Universidad y de fuera de ella, llevan años desgañitándose sobre la antigüedad de la ciudad en la que vivimos.

Y hay personas a título individual que llevan años protagonizando una cruzada en favor del patrimonio, con especial referencia a este lugar al que ahora nos referimos. Nadie se había dado por aludido, ni el Ayuntamiento, ni la Junta, ni el sursum corda, pero casi todos quisieron aprovechar la oportunidad o mejor el oportunismo para subirse al carro de la actualidad, con la Atlántida de fondo, otro sueño para alimentar en este Jaén que pudo ser, porque lo tuvo casi todo, y que no es, porque los jienenses hemos perdido las oportunidades que la historia nos ha regalado. Esta es una de ellas, pero no creo que haya que recordar unas cuantas más. Ya dijimos que no viene mal un poco de promoción sobre los orígenes de nuestro Jaén para situarla en el mapa y que nos sintamos orgullosos de viejas glorias. Pero acto seguido, cuando abramos los ojos, debemos caer en la cuenta del maltrato que se le ha dado a esta ciudad. Ahí, en pleno Bulevar, tenemos restos de la Edad del Cobre, que son un referente fiable de nuestros orígenes, de hecho se le ha considerado el mayor yacimiento prehistórico de toda España, que si estuviera cuidado y visitable, sería una enorme atracción desde el punto de vista científico, histórico y por supuesto turístico.

Ahí está el solar, totalmente abandonado, que representa por cierto una clamorosa deuda a Jaén de la Junta de Andalucía que prometió hace más de veinte años ¡¡¡veinte años!!! para el lugar un parque arqueológico para recuperar en lo posible y visualizar su enorme importancia. Una vez más la Junta ha pasado de Jaén y tampoco he visto al PSOE durante todo este tiempo urgiéndole. Se han centrado únicamente en el Museo Íbero, que, con ser muy importante, representa solo una parte de la riqueza arqueológica que atesora una población a la que se le ha negado su valor. Es fácil imaginar este patrimonio en alguna otra capital andaluza, pongamos Sevilla por ejemplo, o Málaga.

Esto sin contar con que la actual Marroquíes Bajos es posiblemente la punta del iceberg de unos asentamientos de mayor envergadura, algo que por ahora nunca sabremos, porque el crecimiento urbanístico por la zona de Expansión Norte, la especulación desmedida de los mejores años de la burbuja inmobiliaria, dejaron bajo tierra para los restos un legado de valor incalculable con la complicidad de todo Jaén, insensible como su clase dirigente, y por supuesto entono el mea culpa en lo que me corresponde, porque los medios de comunicación debimos actuar como perro de presa ante ciertos desmanes.

Creo que en este momento de mayor implicación social, y aprovechando la feliz coyuntura de un reportaje televisivo que por lo menos nos hace pensar, hay que hacer dos cosas: primero, alimentar, porque es un buen aliado para el turismo, esa faceta de Jaén como “la más misteriosa de las Andalucías”, y segundo, cuidar lo que nos queda, este yacimiento de Marroquíes Bajos que hoy representa la apatía de unos dirigentes políticos y de una ciudad adormecida, y que debería ser ya, hace tiempo, un parque arqueológico que nos recuerde a nosotros que estamos aquí, y a los que vienen de fuera, que esta no es una ciudad cualquiera, que esto es Jaén y que con la Atlántida o sin ella, nuestra voluntad es recuperar el tiempo perdido y abrazarnos a una antigüedad que nos legitima. Pues bien, ha pasado más de un año y ya no se ha vuelto a hablar ni una sola palabra del asunto. Al principio, algunos debates interesantes en foros de opinión y acto seguido el silencio, el gran aliado de esta ciudad, hasta que dentro de un año o de siete, de nuevo alguien de fuera venga a recordarnos los vestigios de nuestro pasado. Es lamentable la facilidad con que en Jaén enterramos los temas, en lugar de actuar en caliente sobre los argumentos que se ponen sobre la mesa. La Junta que se quiso apuntar tantos en su favor, ya no ha vuelto a decir nada, ni una sola palabra al respecto a pesar del afortunado cambio de responsable en la Consejería de Cultura, con lo que se esperaba otra actitud más receptiva.

El Ayuntamiento, exactamente lo mismo, de pasada en el pleno municipal inmediato a la noticia de gran impacto, como simple trámite, despachó algunas alusiones, el caso es que estamos donde estábamos. Marroquíes Bajos es otro ejemplo palpable de la manera con que se duermen los asuntos en Jaén, del escaso interés con que las administraciones y sus gobernantes se toman proyectos que tendrían que ser ambiciosos para propiciar el gran avance en los recursos culturales y turísticos, cuanto menos. Una pena, pero las cosas son así.