Actualizado
miércoles, 14 noviembre 2018
13:05
h
URGENTE

Objetivo: la reindustrialización

La alcaldesa, Yolanda Reche, asegura que cuando llegó a la Alcaldía había 3.500 parados en el municipio. Hoy, dos años y medio después, esa cifra se ha reducido a 2.000, pero sigue siendo alta

Para la alcaldesa de La Carolina, Yolanda Reche, la instalación en el municipio de la multinacional japonesa Takahata es una bendición en el más amplio sentido del término. Para la capital de las Nuevas Poblaciones, de 15.800 habitantes y con una elevada tasa de paro esta es una oportunidad de oro, ya que la extracción de plata de sus minas hace tiempo que dejó de ser rentable. “Cuando llegué a la Alcaldía, en junio de 2915, me encontré con una situación lamentable, con una deuda de 25 millones de euros y una tasa de paro femenino muy alta del 67%, con 3.500 demandantes, así como un altísimo nivel de paro juvenil. Ante esto, el equipo de gobierno estableció como prioridad absoluta la articulación del tejido industrial de La Carolina”. La primera acción en ese sentido, dice la alcaldesa, fue la elaboración de un dossier de los recursos disponibles del municipio, que le fue enviado a la Junta de Andalucía. La agencia IDEA, encargada de canalizar la inversión en la comunidad autónoma, se puso manos a la obra. “Hemos conseguido que 14 empresas se hayan dado de alta y comenzado a trabajar en nuestro municipio. Esto ha supuesto una contratación de 100 personas en otros tantos puestos de trabajo”.

También, añade la Yolanda Reche, el Ayuntamiento, de la mano de la Junta y de la Diputación Provincial, sumando todas las ayudas, ha puesto en marcha un plan estratégico para reindustrializar La Carolina con una serie de medidas como la convocatoria anual de subvenciones para emprendedores y empresarios, así como acciones para que las nuevas empresas se ubiquen en este municipio y bonificaciones en los impuestos que afectan al tejido industrial. Asimismo, se llevaron a cabo acciones urbanísticas para facilitar a las empresas poder ampliar su negocio. “Trabajamos en todos los frentes. Durante dos años y medio se han dado de alta 14 empresas y se han generado 145 nuevos autónomos. También 13 empresas han ampliado su negocio, alquilando naves y trayendo nueva maquinaria. Esto ha supuesto la contratación de 124 personas más. Hemos tramitado a 34 empresas ayudas concretas del Plan Estratégico, de la Diputación Provincial y de la Junta de Andalucía”, asegura Yolanda Reche.

Por otro lado, La Carolina recibió 430.000 euros de la Diputación, el 50% de la inversión, para la creación del Vivero de Empresas Municipal. “Este proyecto es absolutamente necesario. Tenemos las naves adjudicadas para facilitar que los emprendedores y nuevas empresas tengan un lugar donde empezar a desarrollar su trabajo”.

Todas estas acciones del plan de choque, precisa la alcaldesa, tiene un efecto directo en la reducción del número de parados, de los 3.500 de hace dos años y medio a los 2.000 actuales. “Fruto de este trabajo que estamos realizando, hemos conseguido que la empresa multinacional japonesa, Takahata, se instale en La Carolina”, precisa Yolanda Reche.

Barita. La minería en la capital de las Nuevas Poblaciones dejó de ser rentable y todas las prospecciones cerraron. Luego se barajó la posibilidad de extraer barita, un mineral que es sulfato de bario, la principal mena del bario. La barita es una de las gangas filonianas, junto con la calcita y el cuarzo, que aparecen junto a ella. Este óxido de bario es de color grisáceo, sabor picante y de muy difícil fusión. La barita es muy común y aparece frecuentemente envolviendo los filones de minerales metálicos. Se utiliza en la producción de agua oxigenada, en la fabricación de pigmentos blancos, en pinturas y en la industria del caucho. Se usa también en la fabricación de frenos, así como del vidrio, para recubrimiento en las salas de rayos X y como imprimante del papel fotográfico.

“Se están realizando estudios para ver la viabilidad de la barita, su rentabilidad y las posibilidades de extracción”, indica la alcaldesa. Además, de la minería, que fue la principal actividad económica de La Carolina, se está intentando recuperar el patrimonio minero para su puesta en valor de cara al turismo.

“En su día se cerraron las minas de plomo y de plata, porque ya no era viable ni rentable su extracción. Pero ahora, hay una empresa que realiza estudios sobre la barita, que parece tener demanda en el mercado. Están comprobando la barita que existe en nuestras minas y ver si sería rentable para montar, en un futuro, una empresa de extracción”.

Las facilidades y ayudas para la instalación de empresas tienen diversos caminos