Actualizado
martes, 13 noviembre 2018
21:49
h
URGENTE

Ocio para “noctámbulos”

La oferta lúdica y cultural para vivir la noche de Alcalá la Real, Andújar, Linares, Martos y Úbeda abarca desde conciertos y representaciones hasta el disfrute de la gastronomía local
Ver comentarios
|
28/10/2018

Cinco “paquetes lúdicos” para las noches de otros tantos municipios jiennenses: Alcalá la Real, Andújar, Linares, Martos y Úbeda ofrecen a sus vecinos más “noctámbulos” un abanico de posibilidades tan amplio como variado a la hora de disfrutar de la ciudad cuando el sol es todo ausencia. Desde la música, pasando por el arte, la escena y, cómo no, la oferta gastronómica, los aficionados a no quedarse en casa tienen donde elegir. Para gustos, los colores, y aunque la agenda está más poblada en unos que en otros pueblos, quien diga que se aburra cuando sale la luna “tiene delito”.

Alcalá la Real, al pie del faro perpetuo de La Mota, aúna la iniciativa privada con la colaboración municipal para procurar a sus habitantes un buen rato antes de irse a la “piltra”. Según Juan Francisco Martínez, concejal de Juventud y Cultura del Ayuntamiento alcalaíno, ninguna franja de edad se queda desamparada si se trata de divertirse: “Abrimos nuestro Edificio Joven los viernes y sábados hasta las once de la nche, para que puedan disfrutar de todas las alternativas que ofrece dispone”, afirma, y añade: “También organizamos actividades desde diferentes áreas destinadas para ofrecer un ocio alternativo y saludable”, apostilla Martínez. Entre ellas —enumera el edil—, senderismo nocturno teatralizado y el “Apocalipsis zombie”. Las posibilidades de los vecinos de esta ciudad de la Sierra Sur aumentan con una “carta” de establecimientos hosteleros que, de un lado, sacian el paladar más exigente con un tapeo basado en productos de la zona y, de otro, ponen en bandeja un ambiente propicio para la conversación en torno a una copa en los pubs alcalaínos. Locales en los que, también, es posible disfrutar de exposiciones, conciertos, karaoke o juegos de mesa.

La noche iliturgitana, por su parte, es de lo más jonda: “Ahora mismo, los viernes, tenemos concurso nacional de jóvenes flamencos en la sede de la peña, a partir de las nueve y media”, asegura Lucas García, edil de Cultura del Ayuntamiento de Andújar; una cita que, en sus palabras, atrae a muchos participantes y, también, a gran cantidad de público. En pleno fin de semana, el ciclo de música antigua en los museos es otra de las ofertas que tienen los amantes del sábado noche y, en esta línea, asegura García, “siempre hay algo”: “Tenemos diferentes programas a lo largo de todo el año”, dice. Tapear en Andújar es toda una tradición, además de una excelente excusa para salir por el centro iliturgitano y escoger entre los numerosos negocios allí instalados. El karaoke, la bachata, el “imprescindible reggaeton” o las sesiones de pinchadiscos son algunas de las posibilidades que los noctámbulos andujareños pueden encontrar en pubs y salas del municipio, aunque los hay también “más silenciosos”, para aquellos que prefieran conversar sin tener que alzar la voz. En muchos casos, apostilla el concejal de Cultura, Lucas García, gran parte de estas actividades están conveniadas entre los propios negocios y el Ayuntamiento. Esta cooperación entre la municipalidad y los autónomos que gestionan los locales se observa en la práctica totalidad de los municipios incluidos en este reportaje, acaso llevados por la evidencia de que la iniciativa de unos y el aval que supone el apoyo oficial redunda en la calidad y en la cantidad de iniciativas que se pueden emprender.

“Linares, por la noche, poca oferta tiene si no parte de la iniciativa privada”, suscribe Juana Cruz, titular de las áreas Cultural y de Juventud del Ayuntamiento de la ciudad de las Minas, que achaca a la falta de presupuesto del Consistorio la situación actual al respecto: “No se ha podido dar más actividades desde la concejalía, pero a partir de diciembre, que ya contaremos con medios económicos, tengo intención, me cueste lo que me cueste, de sacar la cultura a la calle”, afirma la edil, que manifiesta, también, su deseo de adaptar la normativa municipal a la Ley de Espectáculos de la Junta de Andalucía, para que la celebración de conciertos en los locales de ocio —que, aunque dispersos por todo el plano callejero, coinciden en gran medida cerca del Paseo de Linarejos— durante las noches linarenses sea, cada vez más, una realidad creciente: “Como mucho en un par de meses, daremos opción a los grupos locales para que, un día al mes, puedan tocar bajo una carpa, en un escenario en nuestro recinto ferial, como si fuera un festival”, expresa Cruz. Las Jornadas de Teatro Vicente del Moral, a partir del mes de noviembre, aseguran a los vecinos de la patria chica de Andrés Segovia bastantes semanas de programación teatral con las que complementar la agenda para las noches de Linares. Por otra parte, salir de tapas cuando la tarde entra en los dominios de la sombra es otra costumbre muy extendida en la ciudad, con especial significación en los aledaños de la plaza de toros de Santa Margarita y las proximidades del teatro Cervantes.

Así, puede decirse que si una propuesta se lleva la palma o, al menos, no falla en ninguno de los cinco pueblos es la degustación, entre amigos o en familia, de los pequeños manjares inmediatos que ofrecen los bares. Martos no solo no es una excepción en este ámbito, sino que puede decirse, a tenor de las explicaciones aportadas por su concejal de Juventud, Rosa Barranco, que el tapeo es, prácticamente, la opción estrella para los marteños que se deciden a cambiar el sofá y la televisión por un rato de cháchara a la luz de la luna. “Sí que es verdad que el Ayuntamiento tiene una alternativa de ocio muy importante los fines de semana, para los más jóvenes, que consiste en la apertura de la Casa de la Juventud, en pleno parque, que los sábados está todo el día abierta y cuenta con juegos de rol, salas para ver películas...”, aclara la edil, que suscribe el “éxito” de esta propuesta entre los marteños. El cine, además, preside las noches de la ciudad de la Peña, principalmente los fines de semana, con ciclos municipales que dinamizan la vida cultural nocturna de Martos y llevan hasta las instalaciones del Teatro Municipal Maestro Álvarez Alonso a cinéfilos y curiosos.

Úbeda, la ciudad patrimonial, añade a la simple contemplación nocturna de su impresionante repertorio monumental y a su “catálogo” gastronómico una programación nutrida “no solo para la gente joven, también para los mayores”, según Francisco Lozano, concejal de Cultura ubetense. El edil enumera actividades inmediatas como el Pasaje del Terror, visitas guiadas por lugares misteriosos, estrenos de cine y juegos de mesa de terror; aparte de este programa relacionado con “Halloween”, tanto el teatro como la música en directo son habituales en las horas oscuras de Úbeda, en establecimientos hosteleros que, en muchos casos, cuentan con colaboración institucional. Tan larga es la lista de iniciativas que la ciudad de los Cerros pone a disposición de sus vecinos que, si se unen los ciclos que se celebran durante todo el año, prácticamente no queda noche sin propuestas. Lorenzo anuncia, además, la creación de un espacio joven, en los antiguos almacenes centrales de pintura.

Cinco municipios y un sinfín de opciones para que sus noches, como pensaba Vicent van Gogh, estén “más vivas y más ricas de colores que el propio día”.

“cinco ‘paquetes lúdicos’ para las noches de otros tantos municipios jiennenses y un abanico de posibilidades

“el tapeo y salir de copas son opciones que se repiten en los cinco municipios jiennenses”