Actualizado
domingo, 10 diciembre 2017
12:42
h
URGENTE

Pasión por hacer realidad los sueños de niños con cáncer

La asociación sin ánimo de lucro Pídeme la Luna trabaja con denuedo por arrancar una sonrisa a los niños de la Unidad de Onco-Hematología, haciendo que olviden sus largas estancias en el hospital

Pídeme la luna y te la intentaré alcanzar con tal de que tus sueños se hagan realidad”. Con este lema, en octubre de 2012, la enfermera Marisol Escribano (Jabalquinto, 1950) decidió dar continuidad a la labor que había realizado sola, durante 14 años, para arrancarle una sonrisa a niños enfermos de cáncer a través de una asociación sin ánimo de lucro. Así nació Pídeme la Luna, un colectivo formado por enfermeras, médicos, auxiliares de Enfermería, estudiantes de Medicina y Enfermería, farmacéuticos, y demás personal sanitario, además de numerosos padres y madres de niños de la Unidad de Onco-Hematología del Hospital Infantil de Jaén y muchos voluntarios dispuestos siempre a dar lo mejor de sí mismos por ver a nuestros niños felices.

El único objetivo de la asociación es hacer que se cumplan los sueños e ilusiones de los menores, por difíciles que sean, y devolver a sus caras una sonrisa que los ayude a soportar los largos periodos de hospitalización, consiguiendo de esta forma disminuir la ansiedad y aumentar la confianza de niños y familiares. “Pídeme la Luna” desarrolla un programa de actividades extrahospitalarias y también dentro del hospital que sirve de terapia y fuente de motivación para los menores, por la alegría que les aporta.

El fin de la asociación es convertir a los niños en protagonistas de sus propios sueños, que sonrían y que, aunque solo sea por unos instantes, que se les olvide que están enfermos. “Buscamos una dosis de positivismo. Pretendemos que nuestros niños no vean el hospital como un lugar hostil donde vienen a pasarlo mal, sino como una segunda casa en la que se les atiende, cuida, se juega con ellos y merece la pena todo lo que hacemos con ellos, porque son un auténtico disfrute y un gran ejemplo para todos de lucha, esperanza y alegría”, se destaca en la página web del colectivo, que, para alcanzar sus objetivos, cuenta con una veintena de voluntarios en Jaén y “montones” en los pueblos.

“Pídeme la Luna” tiene representación en Arjonilla, Andújar, Begíjar, Lupión, Bailén, Arjona, Torredonjimeno y Martos, entre otros municipios. La labor que realiza es tan importante y tan celebrada que el reto de la asociación es llegar a otros hospitales. En principio, hay visos de implantación en Granada y Valencia también quiere.

“Este premio es a una labor conjunta
idcon=12692475;order=9

“Es un sorpresón, una alegría muy grande que ‘Pídeme la Luna’ sea reconocida con el Premio Jiennenses del Año 2016 a los Valores Humanos. Me da alegría por mis niños, más que nada, y también porque es un premio para todos. Es un reconocimiento a la labor de la junta directiva de la asociación, formada por 10 personas, y de los muchos voluntarios que tenemos, porque lo hacemos todos conjuntamente. Cuando les he comunicado la noticia, los voluntarios y los niños se han puesto locos de contentos”.