Actualizado
martes, 22 mayo 2018
16:19
h
URGENTE

Un legado para recordar

Un gran hombre que deja un recuerdo imborrable entre todos los que lo conocieron. Tanto es así que aunque ha pasado un mes desde su fallecimientos son muchas las condolencias que reciben sus seres queridos
Ver comentarios
|
07/01/2018
  • ETERNO. Clemente Quesada en una de sus múltiples fotos.
    ETERNO. Clemente Quesada en una de sus múltiples fotos.

H ace un mes desde que se fue, pero nada ha cambiado. Todos los que le conocían se acuerdan de Clemente Quesada cada día, de su risa, de sus ganas de vivir y de cada una de sus abrazos. Sus familiares, sus amigos y todos los que tuvieron la suerte de tenerlo en su vida coinciden en la gran persona que era. Un jiennense de pura cepa que dedicó su vida a la Ford, en la que comenzó a trabajar con apenas catorce años. Su función comenzó por limpiar para pasar más tarde a ser mecánico, y tras ello, vendedor. Tales eran sus dotes que llegó a ser jefe de ventas, un hombre capaz de ganarse a pulso, y gracias a su talento, múltiples logros desde la humildad. Sus últimos años profesionales los pasó en Toximotor, en Torredonjimeno, en el que dejó un gran recuerdo mientras realizaba su particular lucha personal. Clemente Quesada vivía a caballo entre Jaén y Málaga y para sus hijos “fue un padre y un gran amigo”, pero si hay alguien que era capaz de borrar todos los problemas de este gran hombre, ese era su nieto, Carlos Quesada, el niño mimado de su abuelo, aquel que ha dejado mucho antes de tiempo. Ahora se cumple un mes de su fallecimiento y para recordarlo con todos aquellos que lo querían, se celebrará una misa el próximo día 10 de enero en el Camarín de Jesús, de su Abuelo, una devoción que Clemente siempre llevó por bandera.

Te fuiste al cielo y te llevaste parte de mi
|

Resuenan las campanas, otro año que termina, viejo año que se lleva una parte de mi vida. Doce uvas que me tomo, con él en mi pensamiento, doce besos que le mando y entre ellos un te quiero. Doce lágrimas derramo, porque no está junto a mí, doce suspiros callados, que silencian un sufrir. Te fuiste hacia el cielo como una gaviota hacia el mar, el que tanto te gustaba... Te quiero, siempre estarás en mi corazón.

Allá donde estés, te quiero
Clemente Quesada, hijo |

Si que es cierto que te recuerdo, si que es cierto que te echo de

menos, si que es verdad que te añoro, guardo tu teléfono, pero ya no te

puedo llamar, tu ahora no estás, y siempre, siempre, siempre estabas,

para lo que fuera, para lo que necesitaras, para reír, para escuchar, para aguantar, tú siempre estabas ahí, con la sonrisa en la cara, esa que se refleja en la foto que todos recordamos. Clemente nos distes a todos, un ejemplo difícil de olvidar, y es ese que también recogió tu hijo Jesús, el día de tu entierro, y es que eras un enamorado de la vida, y un gran amigo de tus amigos. Te quiero.

Sigues muy vivo dentro de todos

Papá, aunque haya pasado casi un mes, tú sigues aquí conmigo, con mis hermanos, con tu nieto, con tu madre, con tus hermanos, sigues vivo dentro de cada uno de nosotros, porque siempre permanecerás en nuestros corazones, eres un grande. Sigue cuidándonos desde ahí arriba. Te queremos.

Juanma Quesada, hermano

Gracias por todo
Mercedes quesada, Hermana |

Creo que todo el que esté leyendo esto me dará la razón cuando digo; para morirse hace falta estar vivo....

¿verdad? Lo que quizás no sea tan fácil de definir es: ¿qué significa estar vivo?... ¿Basta con respirar? ... Estoy seguro de que mi hermano Clemen estuvo (está) muy pero que muy vivo. Si entendemos estar vivo como; disfrutar de la vida, las risas, los llantos, las cervezas del mediodía, el aire en la cara mientras conduces una Harley, las gambas, Los “gin tonics” al atardecer, Zeppelin, Purple, Dylan, Supertramp, Sabina...y más llantos, gritos, rabia, frustración...más risas, sol, sal, limón, amor, besos, sexo, abrazos y vuelta a empezar...Mi hermano fue (es) un grande muy vivo...Aunque no se quería morir, pues amaba la vida, se reía de la muerte en su cara. Su talante en sus últimos días fue algo inefable...Gracias por todo...la pregunta: ¿qué es estar vivo? “Hold me closer”. Y se apagó brillando....

Nunca olvidaré las conversaciones y nuestras risas
Rafa Ruano, amigo |

Quién me iba a decir que el destino me llevaría a Málaga ...Pues sí hermano, a pasar contigo tus últimos días...me quedo con las conversaciones tan emotivas y profundas de esas tardes, siguiendo ejerciendo de hermano mayor y con las risas que también... Desde aquí, no quisiera dejar de agradecer a todas las personas que te han acompañado en esta dura batalla, especialmente a Belén Guzmán, tu compañera, amiga, que te ha empujado con toda su energía desde el principio hasta el final... Te quiero hermano. ¡Hasta siempre!

Siempre estarás con nosotros
Pedro Pinedo, primo |

Amigo, hermano, confidente, crecimos juntos, nos fuimos comiendo etapas de una época inolvidable, cuanto aprendí a tu lado, no he conocido ni conoceré a nadie que haya vivido tan intensamente y sin hacer daño a nadie, cómo te echo de menos hermano, no te tocaba, tenías todavía tanto que darnos que te tendré por siempre en mi recuerdo, te quiero Cafrune.

Contigo se me ha ido un hermano, un confidente y un amigo

Mi querido “Clemen” , contigo se me ha ido un hermano, mí confidente y mi mejor amigo. Has dejado en mi un gran vacío. Hemos vivido muy buenos momentos juntos pero también otros no tan buenos. Y fueron estos últimos los que forjaron una amistad tan sólida como una roca que impidió que alguna persona se saliera con la suya de echar a perder la misma. Has sido un gran amigo de tus amigos, desprendido y generoso, pero sobre todo una persona que, como se dice, “alegraba la fiesta” porque desprendías entusiasmo y poderío. Haber tenido la oportunidad de estar a tu lado tantos años y de manera tan estrecha ha sido un gran lujo y espero que el día que el destino decida que tengo que abandonar este mundo, me vuelva a encontrar contigo en la otra vida. Te deseo un buen viaje. Hasta siempre mi querido y admirado primo.