Actualizado
viernes, 25 mayo 2018
22:06
h
URGENTE

“El gato Simba era cliente ocasional de mi clínica”

El gerente de Aimar aclara que el felino falleció en otro centro
  • CON ANESTESIA. Simba, de tres años de edad, murió en un centro linarense.
    CON ANESTESIA. Simba, de tres años de edad, murió en un centro linarense.

Antonio Martín, veterinario gerente del Hospital de Día Vetersalud Aimar, subraya que la muerte de Simba, el gato que falleció en una clínica de Linares cuando su dueño lo llevó para que le cortaran el pelo, no se produjo, ni mucho menos, en sus instalaciones. Estas declaraciones se enmarcan en el aluvión de llamadas recibidas por la clínica Aimar y que la relacionan directamente con lo ocurrido, algo sobre lo que este periódico no se pronunció, ya que solo utilizó al hospital veterinario como fuente informativa.

El responsable de la clínica afirma: “En ningún momento, ni a mí como gerente del centro ni a ninguno de los veterinarios que trabajan aquí, se nos ha ofrecido que realicemos ninguna entrevista ni hemos expresado opinión alguna sobre el caso a Diario JAÉN”. Sin embargo, este periódico se puso en contacto con el hospital para contrastar la veracidad de una serie de datos.

Por otro lado, Martín asegura: “El gato al que se hace mención, Simba, ha sido cliente ocasional de la clínica Aimar”. En esta línea, el gerente incide en que únicamente acudió al servicio de peluquería. Esto explicaría el “desconocimiento del historial médico del animal, puesto que Aimar nunca ha ofrecido sus servicios como clínica veterinaria al gato en cuestión”. Así, Martín recalca que solo acudió a la peluquería en tres o cuatro ocasiones.

Con respecto a las pruebas necesarias para diagnosticar una posible enfermedad cardiaca, el centro insiste en que “es necesario realizar una exploración clínica completa con una buena anamnesis y un examen físico del animal”. Además, de manera directa, recalca que se deben hacer “exámenes complementarios que incluyan, al menos, una analítica sanguínea, así como un estudio radiográfico de tórax, un electrocardiograma y una ecocardiografía”.

Así, e insistiendo en los exámenes médicos necesarios para determinar la causa de la muerte del animal, Martín apunta: “El estudio radiográfico de tórax es, por lo tanto, un elemento que se debe realizar como parte del diagnóstico de una patología cardíaca”, tal y como hicieron en la clínica donde murió Simba.

En conclusión, el veterinario gerente explica que “la forma idónea” para determinar la causa de la muerte de este gato sería realizar una necropsia del cuerpo del animal.