Actualizado
miércoles, 14 noviembre 2018
20:37
h
URGENTE

La incógnita se cierne sobre el futuro del Mercado de Abastos

Buscan una nueva localización para que los comerciantes reanuden su actividad

La ausencia de un informe técnico que determine el estado de los muros del Mercado de Santiago que quedaron en pie tras el derrumbe hace que no haya más que incógnitas cuando se habla del futuro de este bien arquitectónico. “Tenemos que ver la viabilidad de conservar, rehabilitar o derruir por completo el edificio”, asegura Juan Fernández, alcalde de Linares, acerca de una cuestión que está en el aire hasta que se conozcan las conclusiones de los estudios que elaboran los técnicos municipales. A pesar de esto, en la reunión que mantuvo el dirigente municipal con un grupo de comerciantes del mercado se llegó a un objetivo claro, encontrar un espacio para que, en palabras del alcalde, “los vendedores reinicien su actividad cuanto antes”.

En este sentido, desde el Ayuntamiento se barajan distintas opciones, aunque, tal y como indica Fernández, la que más papeletas tiene es la conocida popularmente como Plaza de la Fruta, situada justo enfrente del edificio siniestrado. “Hay otros locales sobre la mesa pero no voy a decir nada para evitar crear expectativas innecesarias”, señala Fernández sobre una cuestión en la que se va a mirar para que los comerciantes puedan reanudar su trabajo a la mayor brevedad posible. “Lógicamente, nos fijamos en la zona centro, ya que no podemos deslocalizar el Mercado de Abastos”, apunta sobre un hecho que supondrá un perjuicio para esta actividad económica.

Además, se persigue que el emplazamiento escogido sea definitivo para “evitar hacer gastos en algo provisional y que luego no sirva para nada”. Por lo tanto, el alcalde asegura que una vez se despeje la incertidumbre del momento se podrán dar pasos para esclarecer todas las cuestiones que rodean al Mercado de Santiago tras producirse el hundimiento de la techumbre. Sin embargo, se van a “racionalizar” unas decisiones que, desde el Ayuntamiento, pretenden tomar con “rapidez”.

“Nos vamos a entrevistar con la empresa que debe hacer la consolidación o el derribo de las ruinas que han quedado y tenemos que decidir sobre qué hacer para limpiar la zona aledaña”, subraya Fernández al mismo tiempo que anuncia: “Se pretenden reutilizar algunos enseres y maquinaria que se han salvado tras el derrumbe”. En esta misma línea, el alcalde lamenta no poder avanzar más sobre una cuestión que necesita informes técnicos y un poco de tiempo. “A lo largo de esta semana tendremos información más precisa para tomar decisiones y despejar estos momentos de incertidumbre”, indica el regidor municipal.

Además, el Ayuntamiento va a “recabar posibles ayudas” para realizar una acción de emergencia. Así, el regidor municipal hizo hincapié en que lo que más preocupa ahora mismo al espectro político es que “los comerciantes reanuden su actividad, ya que es su sustento”. “Estas personas se quedan sin ingresos pero tienen sus pagos. Obviamente, los relacionados con el alquiler del puesto en el mercado no”, afirma Fernández, que indice en que es una cuestión que está “cogida con pinzas”, pues las posturas que se adopten dependen mucho de lo que dictaminen los informes técnicos municipales.

Respecto a las ayudas económicas “de emergencia” a las que se refiere el alcalde, la Junta de Andalucía ha confirmado, en boca de Felipe López, consejero de Fomento y Vivienda, que destinará fondos para paliar la situación ocasionada por el temporal. “Vamos a conceder ayudas económicas urgentes para que los comerciantes afectados por el derrumbe del Mercado de Abastos puedan retomar cuanto antes su actividad”, aseguró el responsable en su visita a la Ciudad de las Minas, donde ofreció todo el apoyo al Ayuntamiento para, en el caso de que los informes técnicos lo aconsejen, acometer la futura rehabilitación del edificio. Coincidiendo con Fernández, el consejero puso de manifiesto “la necesidad de que los vendedores vuelvan a recuperar su actividad lo más rápido posible”. Por este motivo, anunció que la Administración andaluza concede un total de 120.000 euros con el objetivo de “ejecutar el traslado inmediato de este mercado a otro espacio”.

A este montante se suma el apoyo de la Diputación Provincial de Jaén, que pone a disposición del Ayuntamiento 200.000 euros para el mismo fin. Así, el Gobierno municipal dispone de 320.00 euros de forma inmediata para buscar una solución rápida y eficiente que devuelva a los comerciantes del Mercado de Santiago a la actividad, algo fundamental y en lo que se han puesto de acuerdo las Administraciones autonómica, provincial y municipal.

López, que también se reunió con los comerciantes damnificados por el accidente, trasladó el respaldo del Gobierno andaluz ante la grave situación. De esta forma, avanzó que la Delegación de la Junta en Jaén hará las veces de oficina para apoyar a las personas afectadas y gestionar las ayudas necesarias que se pueden otorgar para la reparación de los daños y enseres afectados por el desplome.

En definitiva, la situación del Mercado de Abastos pende de un hilo ante lo que finalmente dictaminen los informes técnicos del Ayuntamiento. Aún es pronto para saber si se demolerá el edificio o, por el contrario, se rehabilitará manteniendo la histórica fachada que lo caracteriza, algo que es la solución idónea para todos los que lamentan los daños.