Actualizado
lunes, 10 diciembre 2018
12:58
h
URGENTE
Imagen JAVIER MARIN
Javier Marín

Cosecha exclusiva

Ver comentarios

S abrán aquellos olivareros como personas socias de entidades cooperativas que vienen obligados, si así lo previera sus estatutos sociales, a entregar toda su cosecha de aceituna con las excepciones que le sean autorizadas. Por lo que vergüenza del remolque que se tuerce antes de llegar a su fábrica para vanagloriarse ante terceros menos escrupulosos. No se puede escapar el aceite de manera tan torticera, dañina e insolidaria. Hay que apencar, responsabilizar y ser socios, a todos los efectos, dado que conductas que desprecian a su cooperativa no merecen más que la persecución social y la oportuna sanción. Se debe aborrecer el todo vale en mi provecho que tanto marca esta tierra cual maldición ancestral, que no nos respetan por ahí ni tampoco nos hacemos respetar. Ya no existe justificación a la excusa económica pues se adelanta importe de cosecha con anticipos casi gratis. Deséchense costumbres e intereses que afean al asociado mezquino, pues o creemos o no creemos en la cooperativa. Invito a quedarse, crecer y fortalecer, la liquidación lo agradecerá.