Actualizado
domingo, 16 diciembre 2018
19:48
h
URGENTE
Imagen Manuela rosa 2013
Manuela Rosa Jaenes

Estamos en campaña

Todas las encuestas son favorables para un partido que camina con paso firme hacia su consolidación. Ciudadanos, por primera vez, rompe tendencias y los sondeos la sitúan como la primera fuerza política en España. En Jaén no es todo oro lo que reluce, pero los pronósticos colocan a los amantes del color naranja en una situación privilegiada. Al menos en la capital. En el mismo Ayuntamiento en el que consiguió, en las últimas municipales, tres escaños, hay visos de que se multiplique el pan y los peces por aquello de la solidaridad y la unidad nacional. La apuesta por el presente y el futuro de la provincia está encima de la mesa. Llega la etapa de las promesas, de las críticas a lo establecido y de la lucha por el poder para intentar cambiar lo que, a la postre, nadie es capaz de mudar. La visita del presidente de Ciudadanos en España, Albert Rivera, abre la cuenta atrás hacia la próxima cita con las urnas y demuestra que estamos en campaña electoral.

Fue fugaz su estancia en la capital, pero el político catalán y su equipo tuvieron sobrada capacidad para reunir a cientos de jiennenses en el hotel en el que organizaron su primer encuentro público en la ciudad. Constructores conocidos, empresarios de renombre y políticos más acostumbrados al azul que al naranja sorprendieron en un acto que preocupa a quienes tienen la sartén por el mango. Hubo representación de los críticos del Partido Popular que, en la actualidad, están en esa especie de cajón de sastre del grupo de los no adscritos. Dicen que los sondeos son una foto fija del momento, pero cuando los resultados revelan que hay vuelco electoral, las alarmas se encienden y el nerviosismo impera. La duda está en que, probablemente, el agua hierve sin que haya huevo para cocer y, si alguien no pone remedio, puede hervir más y causar una catástrofe en la cocina. En la capital pulula en el ambiente el convencimiento de que se materializará el empuje de Ciudadanos. Primero en las autonómicas, que serán la prueba de fuego, luego en las municipales, que es donde se la juega más de uno. Y de dos. La abogada María Cantos Alcázar, curtida en esto de lo público gracias al movimiento vecinal, se convertirá sí o sí en la candidata a la Alcaldía de Jaén gracias a un proceso de primarias que garantiza la libre elección de la militancia. Mucho tendrá que cambiar la cosa para que no sea ella quien se vea las caras con Javier Márquez en un cónclave electoral que promete. Aferrada al proyecto que ancla su filosofía en la sociedad civil, el perfil de joven, preparada y sin mochila política encaja a la perfección en una organización que sueña con Macron, el líder que ganó la batalla a la derecha y a la izquierda de Francia. Salvadas las distancias, claro está. Será ella quien tenga que luchar para conquistar feudos que no son harina de otro costal.

El avance por la España rural será clave para Ciudadanos en Andalucía. Albert Rivera dejó claro que hay que apostar por el olivar, como principal sustento de la economía, pero también por infraestructuras que ayuden a la productividad. El candidato, que se mueve en una gran furgoneta similar a la de los grandes toreros, tendrá que medir a la perfección sus acciones para sacar rédito electoral al tan denostado bipartidismo. Al igual que salió a hombros de la Monumental de Barcelona, aspira a hacerlo en las próximas urnas. Por cierto, que el torero catalán con el que protagonizó la fotografía de aquel momento, Serafín Marín, tiene sangre jiennense. Su padre es de Martos y su madre, de la Estación Linares-Baeza. Todo queda en casa.