Actualizado
miércoles, 19 septiembre 2018
11:39
h
URGENTE

Acusado de raptar a un hombre y darle una paliza

El procesado se declara inocente y dice que la víctima se hirió en una caída
  • EN LA AUDIENCIA. Pedro Ángel R. A., sentado en el banquillo, escucho los alegatos de la Fiscalía durante el juicio.
    EN LA AUDIENCIA. Pedro Ángel R. A., sentado en el banquillo, escucho los alegatos de la Fiscalía durante el juicio.

La Fiscalía mantiene la petición de ocho años de cárcel para un vecino de Torredelcampo, juzgado ayer por secuestrar a un hombre y propinarle una brutal paliza. De hecho, como consecuencia de las heridas, el hombre tuvo que ser intervenido quirúrgicamente y pasó diez días en el hospital. El procesado, Pedro Ángel R. A., se declaró inocente de todos los cargos y aseguró que la víctima se causó las lesiones en una caída como consecuencia de la gran cantidad de alcohol que había estado ingiriendo el día de autos.

El Ministerio Público sitúa los hechos el 1 de septiembre de 2016 en las inmediaciones del parque Municipal de Torredelcampo. El fiscal relata que se produjo una discusión entre el acusado y la víctima. Presuntamente, Pedro Ángel R. A. golpeó con tal violencia a su rival que le hizo perder el conocimiento. Añade, además, que cuando recuperó la conciencia, le obligó a subirse en su coche en contra de su voluntad. “Con amenazas y nuevos golpes, le exigió que lo llevara hasta su domicilio, ubicado a unos 200 metros.

A consecuencia de la agresión, el perjudicado sufrió una fractura doble de la mandíbula, que le obligó a pasar por el quirófano. Tardó casi dos meses en recuperarse totalmente. Como recuerdo de los hechos, le queda un “importante” perjuicio estético en forma de cicatriz. En este sentido, a simple vista, se le aprecia una notable deformidad en la cara, tal y como se pudo apreciar ayer en el juicio.

El hombre presentó la denuncia por lo ocurrido el 15 de septiembre, es decir, dos semanas después de que se produjera la supuesta agresión. Ese es uno de los argumentos esgrimidos por la defensa de Pedro Ángel R. A. para sostener que la denuncia es “una falsedad y una invención”. En su alegato final, el abogado explicó que su cliente y la víctima estuvieron juntos todo el día y que estuvieron bebiendo: “Hay algunas cosas que cuenta que solo resultan creíbles por la intervención del alcohol”, añadió el letrado. En este sentido, calificó de “inverosímil” que el acusado lo obligara por la fuerza a ir hasta su coche para llevarlo a casa cuando su domicilio estaba más cerca que el propio vehículo. También señala como “absurdo” que no avisara a nadie cuando recibió la supuesta paliza. Al respecto, especificó que las lesiones que presenta el denunciante pueden ser “compatibles” con una caída producida por su estado de embriaguez.

No obstante, la Fiscalía no creyó las explicaciones y mantuvo su petición de ocho años de cárcel para Pedro Ángel R. A. por delitos de detención ilegal, lesiones graves con deformidad y amenazas. Y es que, presuntamente, el acusado volvió a cruzarse con la víctima en octubre y le dijo: “Me está buscando la Guardia Civil y, si es por tu culpa, te voy a dar una paliza que no vas a poder comer ni con pajita”, concluye. El juicio quedó visto para sentencia.

compensación por los daños sufridos

La Fiscalía sostiene que el acusado debe indemnizar a la víctima con 25.000 euros por los daños ocasionados y las secuelas que todavía padece. El hombre estuvo varios días hospitlizado y tuvo que ser intervenido quirúrgicamente para reconstruirle la mandíbula. Además, según declaró ayer en el juicio, debe pasar otra vez por el quirófano próximamente.