Actualizado
sábado, 16 diciembre 2017
17:08
h
URGENTE

Condenado por abusar de dos niñas en el recreo del colegio

El hombre, que cuenta con antecedentes, manoseaba a las menores a través de la verja del centro educativo
  • CASTIGO. El hombre, de 35 años, tiene que ingresar en prisión.
    CASTIGO. El hombre, de 35 años, tiene que ingresar en prisión.

Cuatro años de cárcel y cinco años de libertad vigilada. Ese es el castigo impuesto por la Audiencia Provincial a un hombre por abusar de dos niñas que estaban en el patio de su colegio, en Sabiote. La sentencia establece que Blas H. M., de 35 años y vecino de Torreperogil, manoseó a las dos menores a través de la verja del centro educativo, aprovechando que las pequeñas estaban en el recreo. El procesado, que ya cuenta con antecedentes penales cancelados por hechos similares, admitió los hechos ante el juez. Tendrá que ingresar en prisión.

Los abusos se produjeron el pasado 26 de abril, alrededor del mediodía. La sentencia relata que Blas H. M. se presentó en el colegio alrededor de las doce de la mañana y se dirigió hacia la valla. Allí, reclamó la atención de un grupo de niñas que estaban jugando, con la excusa de que no sabía lo que le sucedía a su teléfono móvil. Así, llamó primero a una pequeña de tan solo 9 años, a la que entregó el terminal. “Le levantó la falda y le puso las dos manos en los glúteos”, relata la resolución judicial. Posteriormente, hizo lo mismo con otra niña, de 8 años. Fueron las propias alumnas las que al regresar a la clase contaron a la profesora lo que había ocurrido. Ocurrió casi por casualidad, porque la docente hizo una puesta en común para que los niños expusieran sus ideas y comentarios. Fue cuando una de ellas contó lo del hombre que estaba fuera, detrás de la verja del colegio.

Inmediatamente, se dio aviso a la Guardia Civil. Una patrulla se desplazó hasta el centro educativo y encontró a Blas H. M. merodeando por la zona todavía. Fue detenido. Las víctimas lo reconocieron cómo el hombre que les había realizado los tocamientos. En el juicio, el hombre admitió los hechos y se conformó con una condena de cuatro años de cárcel. Una vez que salga de prisión, tampoco podrá acercarse a la niñas durante un lustro a menos de cien metros y será sometido a un periodo de libertad vigilada durante cinco años. No existe responsabilidad civil, es decir, no hay indemnización para las víctimas.

En principio, la sentencia no recoge que Blas H. M. sufra algún tipo de enfermedad o trastorno mental. La resolución judicial ya es firme, por lo que la Sección Segunda de la Audiencia ya ha comenzado los trámites para ejecutarla. Es decir, el hombre tendrá que ingresar en prisión para comenzar a cumplir la condena.