Actualizado
jueves, 16 agosto 2018
21:43
h
URGENTE

Cultura rechaza la reforma de El Pósito por ser “muy agresiva”

El dictamen desfavorable pone en jaque el proyecto impulsado por el Ayuntamiento
  • RINCÓN. La Plaza del Pósito, donde destaca el humilladero central y la escalinata y la fuente monumental.
    RINCÓN. La Plaza del Pósito, donde destaca el humilladero central y la escalinata y la fuente monumental.

La intervención proyectada se informa “desfavorable” porque supondría una reforma “muy agresiva” para la concepción global de la Plaza del Pósito. Tajante, la Comisión de Patrimonio de la Consejería de Cultura de la Junta de Andalucía en Jaén, se muestra en contra de las obras previstas por el Ayuntamiento en este rincón del casco antiguo, a pesar de que se respetan dos de sus elementos más singulares, la monumental escalinata de acceso desde la calle Joaquín Tenorio y el humilladero que la preside. El órgano, formado por expertos en la conservación del patrimonio, cree que la intención de poner la plaza a la misma cota que la calle Pescadería, lo que supone rebajarla un metro, tal y como explicó el equipo de Gobierno en una rueda de prensa, “rompería la lectura primitiva que posee este espacio tan popular y singular de Jaén”. Justifican este argumento al considerar que distorsionarán el diseño elementos como las barandillas, escaleras y rampas previstas y la creación de una calle circundante. El documento, que aún tiene que ser ratificado por la Delegación de Cultura, niega la mayor, en el sentido que, al contrario que lo que defienden los responsables municipales, se reduce el concepto diáfano de El Pósito.

Otra de las claves del rechazo está en la pretensión de no respetar el empedrado del centro de la plaza, el que rodea a la picota y que se extiende por el resto del ágora. “Es un valor arquitectónico y popular”, zanjan, aunque admitan que los cantos rodados necesitan una intervención, para lo que se propone su limpieza y reposición por piezas similares en material y diseño. Sobre el escenario, para el que los arquitectos reservaron la esquina que queda a la altura de la joyería, justo en el extremo superior de la parte que ocupan los bares, se recomienda a la Administración local una estructura efímera, que sea “respetuosa con el entorno” para, de esta forma, no generar contaminación visual. Algo que es justamente al contrario de lo que opina el Ayuntamiento, lograr recuperar el uso cultural, teatral y lúdico del espacio. Y, en cualquier caso, dejan claro que, cuando haya movimiento de tierras es preciso que los trabajos estén supervisados por un técnico competente para el preceptivo control arqueológico, debido a la protección de la que goza este enclave. La concejal Rosa Cárdenas, al frente de las área de Patrimonio y Casco Histórico, recordó, 24 horas antes de conocerse este informe preliminar de la Comisión de Patrimonio de la Consejería de Cultura que, antes de acometer la reforma, era necesario el visto bueno de este área de la Junta, puesto que la plaza está catalogada en el Plan Especial de Protección y Reforma Interior del Casco Histórico e incluido en el área de protección que determina la declaración de Conjunto Histórico de la que goza la ciudad. No obstante, la edil se mostró confiada de que, al igual que ocurrió con la reforma prevista para la vecina Plaza de Deán Mazas, no habría problema para obtener el visto bueno. Nada más lejos de la realidad. Expertos consultados apuntan a que, al contrario que Deán Mazas, la intervención en El Pósito es ciertamente agresiva, ya que va mucho más allá de lo que se pretende en la primera, donde, “solo se sustituirán baldosas y algunos árboles”.

El Gobierno local confiaba en acometer las obras a continuación de las de Deán Mazas, previstas estas para después de Semana Santa y con un plazo de ejecución aproximado de tres meses. Aunque sin respuesta oficial por el momento, en el equipo que lidera el alcalde Javier Márquez, el varapalo de Cultura, del que todavía no tienen conocimiento oficial, ha supuesto un jarro de agua fría. Está previsto que el máximo responsable municipal dé su versión al respecto, en una rueda de prensa, el lunes.

El PSOE exige que se detenga la intervención

El PSOE pide al Gobierno local que guarde en el congelador la reforma de la Plaza del Pósito y alude a la movilización social originada con el anuncio de adecuación del entorno y el informe desfavorable Cultura. El portavoz socialista en el Ayuntamiento de Jaén, Manuel Fernández, señala que la propuesta presentada por el PP, en sus palabras, “no solo encuentra una clamorosa oposición social, sino que además desde el punto de vista arquitectónico se carga por completo las señas de identidad del Pósito y la convierte en otro lugar que no es reconocible cuando ahora es un rincón señero de Jaén”. El dictamen de la comisión, en opinión de Fernández, “redunda en lo que mucha gente de Jaén opina” y reclama un paso atrás del Gobierno local, para que abra el proyecto al debate y lograr un mayor consenso.

Ecologistas deja claro que no les consultaron

La concejal Rosa Cárdenas, responsable de las áreas de Patrimonio y Casco Histórico, aseguró, en la presentación del proyecto de El Pósito, y en respuesta a los periodistas sobre si se había consultado sobre esta reforma y la de Deán Mazas y con colectivos, que sí se había preguntado a colectivos ecologistas, sin precisar a cuales se refería. Ecologistas en Acción Jaén asegura nunca ha afirmado conocer ni aprobar el proyecto de remodelación de Deán Mazas, porque nunca se le había consultado al respecto, ni tampoco sobre la de El Pósito. En cualquier caso, dejan claro no estar de acuerdo ni con una ni con otra reforma, ya que, en otras cosas, se elimina un gran porcentaje de la vegetación de la zona “de modo caprichoso y sin tener en cuenta criterios como el ruido, la absorción de calor”.