Actualizado
lunes, 19 febrero 2018
11:30
h
URGENTE

EE UU envía a inspectores al olivar para estudiar la aduana

Los funcionarios de Comercio conocerán la cultura olivarera de Andalucía
Ver comentarios
  • PRODUCCIÓN. Un tractor vibra un olivo con el apoyo de un jornalero en Mengíbar en una campaña anterior.
    PRODUCCIÓN. Un tractor vibra un olivo con el apoyo de un jornalero en Mengíbar en una campaña anterior.

Los inspectores del Departamento de Comercio de Estados Unidos visitarán Andalucía para conocer la cultura olivarera, los métodos de producción y verificar la documentación que poseen antes de decidir sobre la aduana de la aceituna negra, que ya está en vigor por parte de la Administración de Donald Trump. El viaje se realiza esta semana. Comienza en Bruselas y tendrá dos escalas en España: Madrid y Sevilla. Se produce dos semanas después de que el Gobierno de Estados Unidos impusiera un nuevo arancel provisional a estas empresas, que complica su supervivencia en el mercado norteamericano.

Los exportadores de aceite de oliva no quieren que se mezcle el zumo en este asunto, ya que solo la aceituna negra es la que tiene el problema. En cambio, cuando se menciona el asunto, a la mayoría se les “encoge el corazón”. Saben que a la aceituna negra les ha tocado porque sí y que le podría haber pasado a cualquier producto agrario de la Unión Europea, ya que todos se encuentran dentro del marco de la PAC. El aceite de oliva sí tiene una investigación abierta por la normativa “antidumping” —productos de otros países que cuentan con ayudas públicas y que los productores norteamericanos denuncian porque consideran que hunden su género en una competencia desleal—, pero Estados Unidos no ha tomado medida alguna. El arancel solo es para la aceituna negra que llega desde España.

La visita de los inspectores se realiza dentro del procedimiento de estas investigaciones. Su misión es comprobar que no existen discrepancias en la documentación elaborada y enviada por las administraciones y las empresas. De hecho, durante estos meses, los productores de aceituna negra han tenido que enviar al Gobierno de Estados Unidos información sobre las ayudas y también de los movimientos que realizan las propias empresas. La denuncia a la Administración de Donald Trump la hicieron dos empresas de California, un sector que también ha sido muy batallador con el aceite de oliva. La investigación finalizará durante el mes de julio, aunque el Gobierno de Estados Unidos decidió imponer un primer arancel, que era de un 4,47% de media, mientras que, a finales de enero, creó otro del 17,13% para las aceitunas negras españolas que se importaban.