Actualizado
martes, 14 agosto 2018
09:46
h
URGENTE

Hay aceite que vale menos de dos euros en las almazaras

El Poolred refleja unas operaciones muy preocupantes en un mercado sin motivos para este gran descenso
  • CALIDAD. Un operario de una almazara supervisa el proceso de elaboración.
    CALIDAD. Un operario de una almazara supervisa el proceso de elaboración.

Hay partidas de aceite de oliva lampante que salen de algunas almazaras a menos de dos euros por kilo. Son operaciones que refleja el Indicador de Precios del Aceite de Oliva (Poolred) de la Fundación del Olivar tremendamente preocupantes. Además, más aún, si se tiene en cuenta que, a mediados de febrero, este mismo producto se pagaba por encima de 3,30 euros por kilo. El precio medio de los lampantes es de 2,06 euros por kilo, aunque, el viernes, se vieron algunas partidas a 1,92 euros, mientras que ayer el Poolred reflejaba algunos contratos a 1,99 euros.

En esta coyuntura, caben dos caminos. Por un lado, está el menos recomendable para los intereses de las familias que viven del olivar en la provincia —alrededor de 100.000—, que es asumir que el producto cotiza a un precio bajo y desprenderse de género a cotizaciones muy bajas. En cambio, estos contratos también invitan a la reflexión. Son operaciones muy específicas dentro de un mercado muy parado, por lo que sería bueno reflexionar y meditar por si existiera alguna maniobra especulativa que, en un mercado casi sin contratos, intenta fijar precios muy bajos para hundir la cotización del zumo de la aceituna de una manera irreal o, lo que es lo mismo, con un firme interés especulativo. Nadie habla de esto públicamente, pero es el tema del día en las cooperativas y las almazaras de la provincia. Incluso, pese a que no existen pruebas evidentes, hay agricultores que le ponen nombre y apellidos a los especuladores.

Reacciones. COAG-Jaén considera que se han creado unas condiciones “artificiales” en el mercado oleícola que han provocado una tendencia bajista en los precios. Sin embargo, esta bajada se sustenta en una serie de hechos sin un criterio constatable. Por ello, afirma que es más que probable que el precio del aceite de oliva experimente un rebote al alza, basándonos en varios criterios. Por un lado, se extiende la idea de que existe en una situación de excedente de producto en el mercado, pero recalca que no es cierta. Asimismo, asevera que la cosecha de los países productores, principalmente los del arco mediterráneo, ha sido esta campaña bastante alta. En unos países con una elevada tradición vecera, se espera que este año, por lo tanto, sea bastante inferior a la actual. Por eso, cree que no habrá excedentes.