Actualizado
lunes, 22 octubre 2018
13:35
h
URGENTE

Juzgan a un conductor por un accidente con dos fallecidos

Dio positivo en alcohol, por lo que está acusado de dos delitos de homicidio por imprudencia. El fiscal pide cinco años y seis meses de cárcel
Ver comentarios
  • Imagen de la fachada del Juzgado de lo Penal. Archivo.
    Imagen de la fachada del Juzgado de lo Penal. Archivo.

El Penal 2 de Jaén acoge hoy el juicio contra Antonio Francisco C. T. Este vecino de Canena está acusado de originar un grave accidente de tráfico en el que fallecieron dos jóvenes, Aurora y Luis Ildefonso. El procesado dio positivo en alcohol, por lo que tiene que responder de un delito contra la seguridad del tráfico y dos delitos de homicidios por imprudencia.

Los hechos ocurrieron en la madrugada del 2 de abril, en la travesía de la antigua Nacional 322, que une los dos pequeños municipios de La Loma. Las víctimas trabajaban en la cafetería de la gasolinera de Canena. Habían terminado su turno y se dirigían a casa de unos amigos para ver una película. Fue en ese pequeño trayecto cuando ambos encontraron la muerte.

El fiscal asegura que Antonio Francisco C. T. conducía su Opel “bajo los efectos del alcohol”. Esa circunstancia, unida al exceso de velocidad, hizo que perdiera el control del coche y que no trazara correctamente una curva. Se desplazó en línea recta e invadió totalmente el sentido contrario de la circulación, según siempre el Ministerio Público. Eso hizo que chocara de forma frontal con el vehículo Seat en el que viajaban Luis Ildefonso y Aurora, que fallecieron prácticamente en el acto. Tenían 27 y 24 años, respectivamente. El acompañante de Antonio Francisco C. T. también resultó herido grave. Tres horas después del siniestro, la Guardia Civil realizó la prueba de alcoholemia al conductor. Dio positivo. En concreto, 0,47 miligramos de alcohol por litro de aire espirado en la primera y 0,48, en la segunda. La Fiscalía considera a Antonio Francisco C. T. autor de un delito contra la seguridad vial, en concurso con dos delitos de homicidio por imprudencia y otro de lesiones imprudente. En total, reclama una condena de cinco años y dos meses de cárcel, así como la pérdida definitiva del permiso de conducir. Con respecto a la responsabilidad, la aseguradora del acusado ya ha hecho frente a los pagos de las indemnizaciones a los familiares de los dos fallecidos y a la persona que resultó herida.

Antonia Arévalo, la madre de Luis Ildefonso, ha reiterado en varias ocasiones la necesidad de endurecer los castigos para los autores de estos delitos, así como el cumplimiento íntegro de las penas impuestas. Ha llegado, incluso, a contactar con Juan Carlos Quer, el padre de Diana Quer, para mostrarle su apoyo a la iniciativa de la prisión permanente revisable. [R. A.]