Actualizado
jueves, 14 diciembre 2017
13:59
h
URGENTE

“Orgulloso de ser español, pero nostálgico de nada”

El torero Juan Jose Padilla se justifica en un comunicado de la polémica
  • POLÉMICA. El torero, Juan José Padilla, el pasado viernes con la bandera franquista en Villacarrillo.
    POLÉMICA. El torero, Juan José Padilla, el pasado viernes con la bandera franquista en Villacarrillo.

Orgulloso de ser torero y ser español, pero nostálgico de nada”, así se defendió, a través de un comunicado, el matador de toros, Juan José Padilla, de la polémica desatada el pasado viernes, que tuvo como punto de partida la bandera franquista en la que se envolvió para celebrar su triunfo en el ruedo, en una corrida que tuvo lugar en la plaza de toros del municipio jiennense de Villacarrillo.

El torero empieza justificando su acción alegando: “Con la emoción de triunfar en esa tarde yo me puse la bandera sin saber si era constitucional o no”. Aun así, muchas personalidades del mundo político español, como la secretaría general de Podemos Andalucía, Teresa Rodríguez; el portavoz de ERC en el Congreso, Gabriel Rufián, o el coordinador federal de Izquierda Unida, Alberto Garzón, entre otros, no tardaron en denunciar públicamente, a través de las redes sociales, la acción que se pudo ver en el ruedo. No obstante, Padilla insiste en que no vio, ni miró su espalda y que esa es su “gran verdad” y pide que se le crea. Remarca que es torero y español y que nunca quiso voluntariamente ofender a nadie. “Aunque yo no provoque nada, ni vi el escudo, quiero decir que me siento muy español, pero que jamás quise ofender a nadie, quiero dejarlo bien claro”, continúa el comunicado. El matador se afianza en su sentimiento nacional, alegando que se siente “orgulloso de ser torero y ser español” pero que aun así no se encuentra “nostálgico de nada y provocador, menos”. Padilla prosigue en la nota de prensa: “Mi bandera es la de España, la de todos y estoy a disposición de quienes quieran una explicación personal atenderle, para dejar las cosas en el verdadero lugar”. Tras estas palabras, el maestro sigue reafirmándose en sus sentimientos y en que no tenía intención de provocar nada; dando las gracias y esperando que el tema se quede cerrado y fuera de polémicas.

Lo que si está claro, es que esta acción del torero, de envolverse con la bandera franquista, seguirá dando que hablar durante un largo tiempo más. Las redes sociales se han llenado de viñetas humorísticas o “memes” y un gran número de denuncias de lo sucedido por parte de miles de españoles anónimos y, otros tantos, conocidos. Aunque no solo se habla de esta corrida de toros en las redes sociales. Numerosos medios de comunicación nacionales, en los cuales el matador también se justificó a través de ellos, dieron voz a la polémica que tuvo lugar en la provincia jiennense. Una faena que debería ser recordada por su gran desenlace, en el que Juan José Padilla salió por la puerta grande, pero que tras todo queda tristemente manchada.