Actualizado
domingo, 24 junio 2018
16:13
h
URGENTE

Primeros pasos para aprobar las obras del Palacio del Vizconde

Técnicos y propietarios del inmueble pulen el proyecto para que salda adelante
  • anuncio. Una lona cubre la fachada del Palacio del Vizconde de Los Villares, en la Carrera de Jesús.
    anuncio. Una lona cubre la fachada del Palacio del Vizconde de Los Villares, en la Carrera de Jesús.

Los nueve miembros de la Comisión Provincial de Patrimonio Histórico, órgano asesor de la Delegación de Cultura en Jaén, aún no ha analizado el proyecto para la rehabilitación del Palacio del Vizconde de Los Villares o del Conde-Duque, en recuerdo al local de copas que hubo en este caserón renacentista en su última etapa abierta al público, pero hay avances sustanciales para agilizar estas obras. La intervención en el inmueble, en el número 23 de la Carrera de Jesús, una zona sobre la que pesan las mayores cautelas urbanísticas por su importancia arquitectónica e histórica, debe ser muy respetuosa con la fisonomía original del edificio y el entorno, de ahí que tenga que tener el visto bueno de los expertos de la comisión. Entre unas cosas y otras, los trabajos están “a punto de comenzar” desde hace ya una década. Pero esta vez, según fuentes de Cultura, todo apunta que llegará el permiso definitivo para las obras, ya que ha habido contactos entre técnicos de la Junta y los propietarios para que el proyecto cumpla con la normativa y no haya reparo alguno por parte de la Administración regional. Hay que tener en cuenta que la calle donde se ubica el palacio está protegida, al haber sido declarada Conjunto Histórico por la Junta de Andalucía, y está dentro del Plan Especial de Protección y Reforma Interior del Casco Histórico, aprobado por el Ayuntamiento.

El plácet de los asesores en materia de patrimonio de la Delegación de Cultura es imprescindible y solo hay que recordar que, al no contar con su visto bueno, el Ejecutivo andaluz frenó las obras en la Carrera de Jesús. En el caso de la casa palaciega, la primera que aguarda algún movimiento que le permita intervenir en este edificio es la propia Unicaja, tal y como explican fuentes del banco. No hay cambio desde hace dos años, cuando llegó a adjudicar la obra, tras solicitar, en junio de 2016, autorización a la Administración local para acometer la intervención destinada a la consolidación, rehabilitación del monumento. Los permisos se pidieron en 2008, por la desaparecida Caja de Jaén, antes de que la absorbiera la entidad financiera malagueña, pero un decreto municipal, de 2013, declaró que la licencia de obras estaba ya caducada, sin que se hubiesen concluido los trabajos, más allá de la demolición de gran parte del inmueble.

Por el camino, el proyecto llegó, incluso, a los tribunales, con la apertura de diligencias hace cinco años. Finalmente, el titular del Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 3 de Jaén, Miguel Sánchez Gasca, decretó el sobreseimiento de la causa, abierta a instancias de la Fiscalía, por un supuesto delito contra el patrimonio histórico en las obras del palacio. El pleito comenzó a instancia de la Plataforma “Un PGOU para la ciudadanía de Jaén”, que denunció el abandono de las obras y la posible desaparición de elementos protegidos del inmueble, como parte de la portada de piedra, escudos nobiliarios y el patio porticado del edificio. Finalmente se supo que los sillares, la puerta, las columnas del patio porticado y elementos de cerrajería, estaban ya en dependencias municipales, custodiados por el Ayuntamiento. Mientras le toca el turno a esta obra, una lona, colocada por Unicaja, cubre la fachada con la promesa de que la rehabilitación comenzará pronto.

de casa de ilustres a local de copas

El Palacio del Vizconde de Los Villares es un magnífico exponente de la arquitectura del siglo XVII. Allí vivió el médico Bernabé Soriano y, como curiosidades de su particular historia, ya en el siglo XX, terminó convertido en bar de copas, bautizado como Conde-Duque, de ahí que la casa señorial sea también conocida con este nombre, además de con el original.