Actualizado
viernes, 22 junio 2018
21:05
h
URGENTE

Sevilla bendice el pacto de la paz

El Partido Popular escenifica en la calle el principio de la democratización interna
  • SAN CLEMENTE. Alcaldes, concejales y militantes, con Jesús Estrella a la cabeza, sellan el acuerdo con Juan Diego Requena y Juan Manuel Moreno.
    SAN CLEMENTE. Alcaldes, concejales y militantes, con Jesús Estrella a la cabeza, sellan el acuerdo con Juan Diego Requena y Juan Manuel Moreno.

No fue posible a la primera, cuando se celebró un congreso provincial que dividió en dos el Partido Popular de Jaén. Tampoco a la segunda, en un intento de negociación con la corriente crítica que hizo aguas en apenas unas horas. Y, sin embargo, a la tercera fue la vencida. El problema es que quedaron en el camino cinco alcaldes, dos diputados, más de cuarenta concejales y centenares de afiliados que rompieron el carné para pasar a formar parte del grupo de los no adscritos. El presidente de esta fuerza política en Andalucía, Juan Manuel Moreno Bonilla, bendijo el sello de la paz entre dos corrientes enfrentadas abiertamente por culpa de una cita congresual en la que Juan Diego Requena, alcalde de Santisteban del Puerto, fue elegido presidente provincial gracias al voto de los compromisarios, cuando el alcalde de Porcuna, Miguel Moreno, ganó en la primera vuelta con el respaldo de la militancia.

La escenificación del acuerdo se produjo en plena calle San Clemente, en la puerta de la sede, el mismo lugar que quienes integraban la plataforma “Jaén Adelante” acostumbraban a comparecer ante los medios para dar detalles de sus pasos. Ayer estaban casi todos en la fotografía de familia que significa la apertura de una nueva etapa y el fin de un capítulo repleto de confrontaciones. La imagen fue propiciada gracias a un acuerdo de integración en el que cuarenta y siete representantes de los considerados hasta ahora críticos tendrán voz y voto, en forma de cargo orgánico, en los órganos de dirección del partido. Aparece la figura de vicesecretario general adjunto, que elegirán entre ellos con la condición de que sea alcalde. O alcaldesa. Porque todo apunta a que tenga nombre de mujer, de Mancha Real para más señas. Cierto es que la decisión no está tomada. Lo que sí trasciende es que el escollo principal que frenó la rúbrica del acuerdo cuando el interlocutor era Miguel Moreno lo salvó, en esta ocasión, la dirección regional con el beneplácito de la provincial. El alcalde de Porcuna no estaba dispuesto a decir “sí” al convenio si no quedaba por escrito que el próximo congreso será mediante el sistema de elección “un militante, un voto”. Lo permiten los estatutos de Andalucía, pero no los nacionales. En la primera propuesta quedaba totalmente a la libre interpretación la posibilidad de que así fuera. Sin embargo, en la segunda aparece expresamente que el presidente provincial propondrá y defenderá, en la Junta Directiva que convoque el cónclave, la celebración de un congreso asambleario, mediante la fórmula “un militante, un voto”. El líder andaluz dejó bien claro que la dirección nacional no tiene vela en este entierro y, por lo tanto, nadie le tuvo que pedir el visto bueno para que quedara reflejado en el acuerdo.

Juan Manuel Moreno Bonilla se limitó a destacar: “Somos un partido vivo que, a diferencia de otros, tiene pasiones, y que muchas veces ha tenido ángulos de visión distintos. Lo importante es que al final el objetivo común que nos hemos marcado de poner a Jaén por encima de intereses partidistas nos ha puesto a trabajar para que la provincia no pierda habitantes ni oportunidades por culpa del mal gobierno de la Junta de Andalucía”. Añadió que el pacto es “fruto de mucha madurez política y de la generosidad”. Lamentó que haya compañeros que abandonaran el Partido Popular. En la misma línea se expresó Juan Diego Requena: “Hemos puesto un punto y seguido en la historia del Partido Popular. Todas las sensibilidades se han unido en un acuerdo para mirar al futuro”. Subrayó: “Esta etapa nos ha servido para aprender, recoger todas las opiniones que pueden hacer grande este partido y construir entre todos uno mejor. El portavoz de quienes integraban el grupo de los críticos, Jesús Estrella, dijo que la jornada deparaba sentimientos encontrados. Por un lado, satisfacción por el acuerdo y, por otro, tristeza por los militantes que trabajaron duro por democratizar el partido y se quedaron en el camino. “No puedo dejar de reconocer su trabajo, su valía, el afecto y el agradecimiento público por haber aportado tanto al Partido Popular”, dijo. Aseguró que el pacto no es un “cheque en blanco” y que velarán por su cumplimiento.