Actualizado
viernes, 22 junio 2018
21:05
h
URGENTE

Testigos de detención: “Los agentes se han abrazado y han llorado”

Ver comentarios
  • Cargando reproductor ...
  • Testigos de detención: “Los agentes se han abrazado y han llorado”
    Testigos de detención: “Los agentes se han abrazado y han llorado”

La detención de Ana Julia Quezada, pareja del padre del niño de ocho años Gabriel Cruz, se ha producido en el municipio de Vícar (Almería) en el marco de un amplio operativo de la Guardia Civil, cuyos agentes “han llorado” tras encontrar el cuerpo sin vida del pequeño en el maletero del turismo que conducía la principal sospechosa de su muerte.

Testigos presenciales han descrito que, tras interceptar el vehículo, de color gris, y “cortarle el paso”, la Guardia Civil “ha levantado el capó, ha levantado una capa y ha dicho ‘afirmativo’”, tras lo que han informado a la mujer que “de que estaba detenida”.

“Los agentes se han abrazado llorando”, han relatado para precisar que Ana Julia ha sido esposada “contra el capo”, tal y como se recoge en el video grabado por vecinos y en el que se le oye decir: “No he sido yo, he cogido el coche esta mañana”.

Por su parte, residentes en la pedanía de Las Hortichuelas, en Níjar (Almería), donde se perdió el rastro de Gabriel Cruz el pasado día 27 y donde la confirmación del hallazgo de su cadáver y la detención de Ana Julia ha caído como un “mazazo”, han coincidido en que, aunque “se oía de todo”, la camiseta con ADN del menor encontrada por la ahora arrestado “ya nos sorprendió”.

“No pareció una cosa rara, porque la encontró en un sitio que estaba bien batido por gente. Nos dijimos ‘qué raro que ahora esté y seca’, y nos sorprendió que la encontrara ella, pero nunca hay sospechas al cien por ciento”, han dicho a los medios que se han concentrado en los últimos 12 días en la zona.

Precisamente el hallazgo de la camiseta interior con ADN de Gabriel Cruz aumentó las sospechas sobre la posible implicación del entorno familiar en la desaparición del menor, según confirmaron a Europa Press fuentes de la investigación. Las pesquisas policiales se centraron especialmente en Ana Julia Quezada, la actual pareja del padre del niño, que fue la persona que halló esta prenda.

Tras unas primeras horas de confusión, las pruebas de ADN confirmaron que la camiseta pertenecía a Gabriel. Se trataba de la primera pista concreta sobre el niño. Los investigadores de la Guardia Civil guardaron silencio sobre las dudas que rodeaban a este hallazgo al tiempo que recababan datos sobre la posible implicación de Ana Julia en la desaparición.

No se explicaban que la prenda encontrada por la pareja del padre hubiera aparecido en una zona que había sido inspeccionada por voluntarios y especialistas por encontrarse a tan solo cuatro kilómetros de Las Hortichuelas. La camiseta interior no figuraba entre el listado pormenorizado que dieron los padres para ayudar en el rastreo y tampoco parecía haber sufrido especialmente el deterioro tras días de lluvias y mal tiempo en la zona.

Varios coches la han seguido este domingo hasta La Puebla de Vícar, a unos 80 kilómetros al oeste de las Hortichuelas. Cuando se encontraba a punto de entrar en un garaje de un bloque de pisos la han sacado del turismo y esposado. En el maletero del turismo llevaba el cuerpo sin vida de Gabriel. Ahora se trata de determinar si en el secuestro y muerte del pequeño Gabriel participó esta mujer o hay otras personas implicadas.

Por otro lado, a las 18,00 horas llegaba a casa de la abuela paterna, de la que salió Gabriel a las 15,30 horas del día 27, un equipo de cuatro psicólogos del servicio unificado de emergencias de Andalucía 112 tras un trasiego constante de allegados y familiares .