Actualizado
viernes, 15 diciembre 2017
19:23
h
URGENTE

Más de cuatro euros de comisión por donar uno

Reclamación de Isidro Castro contra su banco porque “penaliza” la aportación simbólica a un colectivo sanitario
  • indignado. Isidro Castro muestra la reclamación presentada.
    indignado. Isidro Castro muestra la reclamación presentada.

Con Isidro Castro se cumplió el conocido dicho popular “costar más el collar que el perro”. Este conductor celador alcalaíno denuncia que su banco le cobró 4,30 euros por la transferencia de 1 a una asociación sanitaria. Su caso es, cuando menos, curioso.

Castro relata que, hace unos días, decidió colaborar con la Asociación Justicia por la Sanidad, vinculada con el famoso médico granadino Jesús Candel, “Spiriman”. Su intención era ingresarle un euro al mes, como gesto simbólico. Añade que, la pasada semana, comprobó que le habían cargado 4,30 euros y que, después de preguntar en la sucursal, le explicaron que era en concepto de comisión. Su reacción fue de sorpresa, aunque admite que tuvo que tomar la decisión de darse de baja de la mencionada asociación.

Sin embargo, Isidro Castro asevera que habló con la directora de la sucursal. Ella le dijo que es la tarifa que tienen y que se la cobrarían cada vez que hiciera la aportación. Él le explicó que la transferencia era para apoyar a la asociación y no para beneficio personal. Indica, molesto, que la responsable “obvió” su asunto, y, en cambio, se dedicó a ofrecerle productos como un fondo de inversión o un plan de pensiones.

“Me parece una situación vergonzosa. Hoy en día sufrimos muchos abusos como este, por ejemplo con la factura de la luz, los impuestos o las consecuencias de la corrupción. Lo que me han hecho es una aberración”, detalla. De acuerdo con el celador, en las explicaciones recibidas en la oficina bancaria le comentaron que en el documento que firmó para autorizar la transferencia aparecía, en letra pequeña, el cargo. “De cualquier manera me tenían que haber informado de manera verbal. No sé si es legal, pero moral, seguro que no”, remarca.

Castro expresa su malestar porque —asevera— lleva en torno a veinte años como cliente de la entidad financiera donde tiene domiciliados sus recibos y su nómina, aparte de disponer de una importante cantidad en ahorros. Por ello, afirma que si otro banco le ofrece gratuidad en la transferencia se pensará cambiar de banco y llevarse todo su dinero, con la correspondiente cancelación de la cuenta corriente en cuestión.

El sanitario no se ha quedado cruzado de brazos y ha presentado una reclamación en la sucursal, un escrito en el que detalla su versión del asunto. También prevé denunciar los hechos, próximamente, ante la Oficina Municipal de Información al Consumidor.