Actualizado
miércoles, 12 diciembre 2018
23:20
h
URGENTE

Nuevo intento para regar con agua de la depuradora local

Varias decenas de propietarios luchan por mantener la concesión de 2005
  • ESTACIÓN DE TRATAMIENTO. Exterior de la depuradora de aguas residuales de Alcalá, ubicada en el paraje de la Hondonera.
    ESTACIÓN DE TRATAMIENTO. Exterior de la depuradora de aguas residuales de Alcalá, ubicada en el paraje de la Hondonera.

La comunidad de regantes que pretende aprovechar las aguas de la estación depuradora municipal, situada en el paraje de la Hondonera, redobla sus esfuerzos. El colectivo celebró, hace unos días, una asamblea para relanzar el proyecto, que lleva años sobre la mesa. El objetivo es representar a la cantidad suficiente de propietarios para conseguir las quinientas hectáreas recogidas en la concesión original, efectuada por la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir. Los miembros del colectivo consideran que es factible, ya que las bajas producidas en los últimos años se compensarían con las personas interesadas en incorporarse a la organización.

En la reunión se repasaron las gestiones realizadas en los últimos meses, desde que en septiembre de 2017 se relanzó la comunidad. De hecho, con la ayuda de una abogado se lucha para obtener una concesión definitiva, después de los intentos por parte de la administración por revocar el permiso. Si no surgen contratiempos, en unos meses puede contarse con la autorización formal para irrigar parcelas de olivar situadas en distintos puntos del término. Una de las bazas con las que cuenta la iniciativa es el acuerdo firmado con el Ayuntamiento el pasado otoño.

En la reunión se abordó la situación económica, con la necesidad de sufragar una cantidad superior a 100.000 euros en diferentes gatos. El objetivo es que los interesados en continuar hacia adelante hagan aportaciones económicas para saldar esa cantidad y continuar con los planes. En la parte positiva, la comunidad cuenta con unas tierras valoradas en más de 200.000 euros y con un proyecto, que debería adaptarse a la nueva situación. Aunque todavía es pronto, las estimaciones apuntan a un coste de alrededor de 8.000 euros por hectárea para poner en marcha el riego.

La idea de irrigar terrenos con agua de la depuradora se remonta a hace más de una década. En 2011, cuando iba a ejecutarse la intervención, las bajas de comuneros dieron al traste con una iniciativa que suscita expectación.