Actualizado
martes, 14 agosto 2018
19:35
h
URGENTE

Un bombero salva a una mujer que cayó en casa

El agente Manuel González localiza a Lourdes Vílchez, de 83 años, que estaba en el suelo incapaz de levantarse
  • final feliz. Leonor Víchez, con Manuel González, el bombero que la rescató en su domicilio.
    final feliz. Leonor Víchez, con Manuel González, el bombero que la rescató en su domicilio.

Vocación de servicio. Un bombero del parque de Alcalá la Real, Manuel González, salvó la vida a Leonor Vílchez, una anciana que había sufrido una caída en su casa. La mujer, que vive sola en su domicilio de la calle Rosa, se desvaneció mientras arrancaba malas hierbas y se golpeó en la cara con una piedra. Sin embargo, tuvo la lucidez de pulsar el botón de la teleasistencia.

Sin embargo, como estaba en el patio, incapaz de incorporarse, no podía acudir a las reiteradas llamadas que recibió tras el aviso. Por otro lado, tampoco pudo localizarse por teléfono a su hija, Lourdes Fernández. Tras ser alertados por el 112, llegaron bomberos.

González relata que entró por una ventana de la planta superior. Sin embargo, él, su compañero y agentes de la Policía Local pasaron por todas las habitaciones sin que recibiera respuestas a sus gritos —la mujer accidentada es dura de oído—. Muy preocupado, llegó a temerse lo peor en virtud de otras experiencias. Finalmente, encontró a Leonor Vílchez en el suelo y con el rostro ensangrentado. Un detalle que le hizo, entonces, ser optimista es que la alcalaína se alegró al verlo, ya que lo conoce del barrio. Eso denotaba que conservaba intactas la consciencia y la memoria. Después se personaron sanitarios, que trasladaron a la mujer al hospital. Las lesiones son leves, con un corte en la nariz y hematomas por el golpe en la frente y el rostro. Todo apunta a que Vílchez pudo estar varias horas en el suelo. La temperatura agradable y la ausencia de lluvia contribuyeron a que no sufriera ningún golpe de calor. Que no pudiera moverse impidió que cayera por una empinada escalera próxima.

Tanto Leonor Vílchez como su hija, igual que los vecinos, están muy agradecidas con González. La mujer se recupera en su vivienda de un susto con final feliz.