Actualizado
lunes, 24 julio 2017
18:44
h
URGENTE

La Virgen retorna a su ermita

Tras la procesión, José Antonio Hinojo entregó su cetro al nuevo hermano mayor, Ramón Pérez
Ver comentarios
|
15/05/2017

La Cofradía de Matriz de la Virgen de la Cabeza ya tiene nuevos hermanos mayores. Durante la noche del sábado, los dirigentes salientes, José Antonio Hinojo y Mercedes Fernández, entregaron sus cetros a los que se convierten en su relevo, que son Ramón Pérez y Dulce Palenciano.

Las actividades comenzaron con el traslado de la Virgen de la Cabeza desde su capilla, situada en la calle Ollerías, a la iglesia de San Miguel Arcángel. Fue portada en andas por los miembros de la Asociación Mariana de Anderos de la Virgen de la Cabeza de Sierra Morena y las personas que iban introduciéndose bajo estas andas para llevar a La Morenita empujadas por su devoción y fe a María. Durante nueve días, se ha celebrado la novena con la titular, que estuvo presente en cada eucaristía. Precisamente, el sábado por la tarde, se desarrolló la solemne eucaristía. Tras la celebración de la misa, comenzó la procesión que llevaría a la Patrona de Andújar y de la Diócesis de Jaén de vuelta a la ermita de la calle Ollerías. En su procesionar, la imagen de La Morenita recorrió diferentes calles de la ciudad, donde los fieles y devotos se agolpaban a ambos lados para ver a la Virgen. La Reina de Sierra Morena estuvo acompañada por aproximadamente una veintena de cofradías filiales que quisieron unirse al regreso de la Virgen de la Cabeza desde San Miguel Arcángel a su ermita de la calle Ollerías.

Poco a poco, el desfile procesional recorrió calles, como Valdivia, Maestra o 22 de julio. Uno de los momentos más especiales fue el vivido en el convento de las Trinitarias donde las monjas lanzaron pétalos a la imagen de la Virgen. La procesión recorrió la Plaza Vieja, San Francisco y la Plaza de la Autonomía hasta llegar al Cuadro de la Virgen, donde los abanderados de la Matriz tremolaron las banderas. Finalmente sobre las 23:00 horas la procesión llegó a la puerta de la ermita.

Allí comenzaba una nueva etapa para los nuevos hermanos mayores. Cientos de testigos, como el rector del Santuario, Domingo Conesa; el arcipreste de Andújar, Pedro Montesinos, o el alcalde de la Ciudad, Francisco Huertas, así como antiguos hermanos mayores y cofrades, entre otros estuvieron presentes en el acto. En su despedida, los salientes, José Antonio Hinojo y Mercedes Fernández, entregaron sus cetros a los nuevos electos, Ramón Pérez Melero y Dulce Palenciano.

Durante toda la tarde del jueves, los cofrades pudieron ejercer su derecho al voto para la designación de un nuevo hermano mayor de la cofradía matriz. Pasadas las once de la noche, el secretario de la gestora, Carlos Pulido, comunicó que el ganador, con 361 votos, era Ramón Pérez Melero. En total fueron 548 los votos válidos emitidos con 15 votos en blanco y 0 votos nulos. De esta manera, la cofradía renueva sus cargos.