Actualizado
sábado, 18 noviembre 2017
15:31
h
URGENTE

“Caecilia” entrega sus premios anuales a ilustres bailenenses

Cada premiado recibió un trabajo de cerámica original de Miguel Ángel Perea
Ver comentarios
|
06/11/2017
  • MÉRITOS. Fotografía de familia de los premiados, con miembros de la asociación cultural, sobre las tablas de la Casa de la Cultura.
    MÉRITOS. Fotografía de familia de los premiados, con miembros de la asociación cultural, sobre las tablas de la Casa de la Cultura.

La vigesimotercera gala de entrega de los Premios Caecilia, que organiza la Asociación Cultural Caecilia, se celebró en el salón de actos de la Casa de la Cultura bailenense. El colectivo reconoció la labor de cinco bailenenses y entidades en un acto que se prolongó durante casi tres horas.

La presentación estuvo a cargo de Eufrasio Pérez, quien dio a conocer a cada uno de los premiados a través de los vídeos proyectados en los que se podían ver los méritos de todos y cada uno de los galardonados.

El primero de los premiados fue el afamado cocinero bailenense Jesús Moral Moya, de la Taberna Miguel, ganador del prestigioso concurso de cocina “Madrid Fusión”. Por su parte, el Club de Tenis de Mesa Bailén, que estuvo representado por cuatro miembros del colectivo, recibió el premio Caecilia al deporte.

El correspondiente a las letras recayó en el bailenense afincado en Madrid Pablo Cruz Martínez, director editorial de Anaya Infantil y Juvenil, así como director de la revista de literatura infantil “Babar”. Por su parte, la Peña Motera Los Octavos de litro recibieron el premio a las asociaciones culturales y sociales.

Cerró la gala el premio a la música, otorgado al joven cantaor Juan Manuel Guzmán, participante en “La Voz Kids” o “Yo soy del Sur peques”, entre otros programas musicales, quien además deleitó a los presentes con tres fandangos. Cada premiado recibió del colectivo que preside Miguel Ángel Perea un trabajo de cerámica que imita al cobre antiguo y que muestra las dos caras de un denario romano encontrado en Bailén, de la época de Cayo Caecilio Metelo Caprario, magistrado monetario en el año 125 antes de Cristo. La moneda lleva implícito el deseo de recordar los posibles orígenes de Bailén con los de Baecula-Caecilia.