Actualizado
domingo, 17 diciembre 2017
13:43
h
URGENTE

Consenso en el conflicto del cementerio parroquial local

El acuerdo establece un estudio para disminuir los costes notablemente
  • SOLUCIÓN. Ángel Muñoz, Mary Márquez y Luis Mariano Camacho, a las puertas del Obispado de Jaén.
    SOLUCIÓN. Ángel Muñoz, Mary Márquez y Luis Mariano Camacho, a las puertas del Obispado de Jaén.

El problema vinculado con el cementerio parroquial bailenense quedó resuelto por fin. Las partes se sentaron hasta alcanzar el consenso. En el encuentro participaron el Obispado de Jaén, la empresa concesionaria del camposanto, Antonio y Daganzo S. L., la Asociación de Afectados del Cementerio Parroquial y el alcalde, Luis Mariano Camacho. La reunión se celebró en dependencias episcopales de la capital provincial.

El colectivo de afectados, encabezado por su presidenta, Mary Márquez, expresó las quejas de los bailenenses en general por los “precios abusivos”. “Dejamos patente el malestar del pueblo, algo que reconocieron todas las partes a excepción de la empresa”, dijo. De igual forma, mostraron facturas emitidas por la concesionaria a familias del municipio. Por su parte, el alcalde expuso una comparativa de precios con el cementerio municipal y evidenció que la Antonio y Daganzo S. L. había facturado a través del camposanto parroquial 153.000 euros durante los ocho primeros meses del año.

La firma, representada por su dueño, alegó pérdidas en la gestión de las instalaciones. Asimismo el responsable del Ayuntamiento, desveló que presentará un estudio económico, pendiente aún de terminar, antes del 30 de noviembre. Luis Mariano Camacho remarcó: “Tras la presión de todas las partes, la empresa decidió estudiar una bajada considerable, a lo que se sumará el Obispado. El mes de diciembre será la fecha límite para la comunicación de las tarifas del cementerio parroquial para 2018”.

Otro de los asuntos abordados fue el mantenimiento del propio camposanto, situación que en los últimos meses se ha normalizado, y que en su día fue puesta en conocimiento de las autoridades de la Diócesis de Jaén ante el evidente deterioro de nichos y la ausencia de limpieza en el recinto.

De igual forma, a falta de concretar los detalles de un futuro acuerdo, tanto el Ayuntamiento como la Asociación de Afectados del Cementerio Parroquial de Bailén valoran la nueva disposición de la empresa a la banda de tarifas. “En aras de la defensa de los derechos de los bailenenses, seguiremos luchando si no la consideramos suficiente”, manifestó Luis Mariano Camacho.

Las quejas referentes al camposanto parroquial ya vienen de lejos. El asunto llevó a abordarse en varios plenos por la Corporación Municipal. La primera fue en 2003 cuando la Agrupación Independiente de Bailén presentó una moción de denuncia sobre supuestos “abusos”, que fue aprobada en la citada sesión por unanimidad de los grupos políticos. Se trataba de una cuestión que volvió a presentarse, en forma de moción, presentada conjuntamente en el pleno de abril de 2017. Los partidos representados en el salón de plenos se pusieron de acuerdo.

Según aseguró, en su momento, la Plataforma de Afectados por el Cementerio Parroquial de Bailén, exhumar un cadáver de un nicho del recinto cuesta 660 euros y, si es de otro del municipio, vale 1.300. Quitar o poner la lápida puede salir por 300 euros, mientras que reunir los restos en una sepultura supone 450.