Actualizado
viernes, 17 noviembre 2017
19:06
h
URGENTE

Los padres piden monitores
en el colegio General Fresneda

El centro cuenta con un profesional para 10 niños con necesidades especiales
  • EDUCACIÓN. Fachada del colegio General Fresneda.
    EDUCACIÓN. Fachada del colegio General Fresneda.

A pesar de que el curso escolar comenzó el pasado mes de septiembre, el colegio General Fresneda, el más antiguo de Jódar abierto, espera la llegada de monitores que puedan atender a niños con necesidades especiales. Actualmente, el centro cuenta con la colaboración de una monitora para alrededor de diez niños y niñas que necesitan atenciones más personalizadas, un número de alumnos que se ha incrementado con respecto al curso anterior.

La situación, que afecta a varias familias de Jódar, llegó hasta el Ayuntamiento, donde recibieron el apoyo por parte del alcalde, sin embargo, la colaboración pasa por la delegación de la Consejería de Educación. Este organismo también fue informado de la situación que atraviesa el colegio pero, a pesar de mostrar su deseo de que se solucione lo antes posible, primeramente habría que llevar a cabo el proceso administrativo pertinente para crear más plazas, período que se extendería a lo largo de varias semanas, comenzando previsiblemente el segundo trimestre y bajo las mismas circunstancias actuales.

Las familias con hijos con necesidades especiales no son las únicas afectadas por este problema. Ante la escasez de personal capacitado, los demás alumnos tampoco reciben la atención necesaria.

Desde la asociación de madres y padres del centro, confían en que pronto se encuentre una solución a la escasez de monitores. Además aseguran que se les prometió la llegada lo antes posible de un nuevo especialista que se hiciera cargo de los menores con discapacidad, algo para lo que continúan esperando. “Muchos niños y pocas manos que estamos padeciendo todos”, afirman desde la asociación.

También alegan que si los profesores se vuelcan con los que más atención necesitan, el resto de la clase está desatendida y viceversa, por lo que urge la llegada de un especialista para que no se retrase el ciclo lectivo. De hecho, hay niños que necesitan la atención constante por parte del monitor durante las cinco horas de la jornada, factor que también provoca un retraso en el normal funcionamiento de las clases.

La asociación se reunió con la delegada, pero las respuestas no sentaron bien al colectivo. Ésta informó de que pondría en conocimiento al organismo responsable con sede en Sevilla, sin embargo, desde la capital andaluza solo obtuvo la negativa de enviar un monitor más al centro educativo. Ante la situación, la delegada provincial declaró que haría “todo lo que estuviera en su mano” para que las aulas volvieran a la normalidad.

Enrique Yerves, concejal de Educación del Ayuntamiento de Jódar, mostró su total apoyo a las familias afectadas, y declaró que se encuentran inmersos en encontrar una solución, para acudir a las instancias correspondientes para la contratación de un nuevo monitor en el centro.