Actualizado
viernes, 17 noviembre 2017
19:06
h
URGENTE

Unos 1.500 kilos de alimentos gracias a costaleros solidarios

El trono de la Virgen de los Dolores, portado en un ensayo por las calles
  • COLABORACIÓN. Participantes en el ensayo solidario de recogida de alimentos, en el que cooperaron costaleros y músicos.
    COLABORACIÓN. Participantes en el ensayo solidario de recogida de alimentos, en el que cooperaron costaleros y músicos.

Las calles más céntricas acogieron la celebración de un ensayo solidario de costaleros cuyo objetivo fue la recogida de alimentos no perecederos para donarlos a la delegación local de Cáritas Interparroquial. Con tal motivo, más de sesenta personas portaron el trono de la Virgen de los Dolores, conocida como la del manto negro, por las principales calles de la capital de las Nuevas Poblaciones. En la actividad participaron miembros de prácticamente todas las cofradías y hermandades de La Carolina, así como una banda de música integrada por componentes de la Agrupación Musical Jesús de la Entrada en Jerusalén.

El cortejo hizo pequeñas paradas en las iglesias de San Carlos, Inmaculada y San Juan de la Cruz y desembocó en la casa de Hermandad de San Juan Evangelista. En el inmueble fueron depositados los alrededor de mil quinientos kilos de alimentos recogidos. También asistieron capataces de varias cofradías de pasión y gloria. Precisamente, el hermano mayor de la Virgen de los Dolores, Luis Jesús García-Lomas, agradeció el gesto tanto de los costaleros como de los vecinos carolinenses que, una vez más, se volcaron con esta iniciativa solidaria.

El tráfico por las calles del itinerario estuvo coordinado y controlado por miembros de Policía Local. Además, la asamblea local de la Cruz Roja también efectúa donaciones de alimentos a familias necesitadas. Son numerosas las personas del municipio y núcleos próximos, como Santa Elena, que reciben ayuda alimentaria básica a través de esta organización no gubernamental. A ello se suma también la importante y destacada labor de familias que llevan alimentos y ropas tanto a Cáritas Interparroquial como a Cruz Roja para que sean repartidos entre vecinos con un bajo índice de renta y que, debido a la crisis, atraviesan dificultades económicas. Al respecto, cabe destacar que el aceite de oliva, la leche y el arroz son los alimentos más demandados por estas organizaciones sociales cuya labor está destinada a atender a las familias más desfavorecidas de la ciudad. Además proliferan las actividades de recogida de alimentos por parte de las cofradías carolinenses y hermandades de gloria durante épocas en concreto del año como la Navidad, los Reyes Magos y la Semana Santa. De todas formas, la labor de Cáritas Interparroquial es fundamental para el mantenimiento alimentario de familias que conviven en las diversas barrios.