Actualizado
lunes, 16 octubre 2017
10:55
h
URGENTE

Muere atropellada un lince hembra en Guarrizas

El ejemplar, que tenía un año de edad, fue hallado por los equipos de conservación de carreteras en la A-301
  • RECUPERACIÓN. Uno de los linces liberados con el programa Iberlince, en una imagen de archivo.
    RECUPERACIÓN. Uno de los linces liberados con el programa Iberlince, en una imagen de archivo.

Malas noticias para la conservación del felino más amenazado del planeta. El cadáver de un ejemplar de lince ibérico apareció en los últimos días en la carretera A-301, en la comarca de Guarrizas. Se trata del tercer caso de muerte de ejemplares de esta especie por atropello en las carreteras andaluzas en 2017. Según los datos facilitados por el programa LIFE+Iberlince, se trata de un lince hembra de un año de edad y sin radiomarcar, tal y como pudo comprobar el personal de Iberlince, cuyo cuerpo fue encontrado por los equipos de conservación de carreteras de la Consejería de Fomento y Vivienda. El cadáver del animal fue traslado de inmediato a Centro de Análisis y Diagnóstico de la Fauna Silvestre de la Junta de Andalucía, que afirmó en el análisis preliminar que se trata de un atropello. No obstante se le practicará una necropsia completa.

El primer caso de muerte de un lince por atropello de 2017 tuvo lugar a principios de enero en la carretera A-421, dentro del término municipal de Adamuz (Córdoba), mientras que pocos días después apareció muerto otro ejemplar en el punto kilométrico 65 de la N-420, tramo entre Montoro y Cardeña (Córdoba). Una docena de animales perdieron la vida por esta causa el pasado 2016. Desde Iberlince recuerdan la importancia de dar aviso al 112 ante el hallazgo de un lince ibérico muerto, lo cual permite activar el protocolo de levantamiento de cadáver de forma temprana, esencial para obtener la máxima información posible sobre la causa de la muerte. Por otro lado, el número de ejemplares de esta especie invita al optimismo. La cifra no deja de crecer. En Andalucía asciende a 397 individuos. A estos hay que sumar los alumbramientos de esta temporada. Recientemente, nacieron siete en el Centro de Cría de la Olivilla, en Santa Elena.