Actualizado
miércoles, 12 diciembre 2018
23:20
h
URGENTE

Peculiar fiesta en la Sierra Sur

La familia García Ruiz celebra, un año más, el 13 de junio con una romería muy especial
Ver comentarios
|
14/06/2018

Tiene todos los ingredientes para no envidiar a cualquiera de las cientos de romerías que se celebran a lo largo y ancho de la provincia durante todo el año, pero quizá sea una de las más peculiares y especiales que jalonan el calendario festivo jiennense. La Venta de San Antonio, para todo aquel que no conozca este rincón de la Sierra Sur, es un emblemático restaurante a la orilla de la N-432, en Alcaudete, justo en la salida hacia Sabariego y La Rábita, y es el corazón de esta fiesta. Cada 13 de junio, Cele García y toda su familia ejercen de anfitriones para celebrar la festividad que, además de la familiar convivencia en torno a buenas viandas, se caracteriza por la procesión de la imagen de San Antonio desde la propia Venta hasta la zona del Puente Palomillas, sobre el río San Juan, algo más de un kilómetro de recorrido entre la ida y la vuelta. Lo más especial de esta peculiar romería es el sano ambiente de convivencia entre muchos vecinos que “bajan” desde Alcaudete con los habitantes de Sabariego y el resto de pedanías del municipio, además de las numerosas casas “del barrio”, como le llama el propio Cele García.

Uno de sus hijos, Antonio García, explica que este negocio, cuando abrió sus puertas hace ya más de treinta años, tomó su nombre de la cortijada que existía justo enfrente, en la que, además de una escuela y una fábrica de aceite, existía una ermita de San Antonio. Aquella primigenia imagen se fue a parar a alguna otra población cercana, quizás a Ventas de Carrizal, como apunta, pero desde siempre, cada vez que llega el 13 de junio, se ha celebrado como merece la ocasión. Y fue hace unos 15 años cuando también se sumó la imagen, un San Antonio pequeñito y muy sencillo, que la familia custodia en su Venta, en una hornacina. Y así, la fiesta cada año va a más y más vecinos, amigos y familiares se suman a la particular romería. Ayer, tras compartir a mediodía una “secretaria” —un guiso de carne muy popular de la zona— a la que invita la familia, disfrutaron de la actuación del televisivo Fran Martínez. A las ocho y media, acompañados por la banda de Jesús Cautivo y la Virgen de las Nieves de Alcaudete, la procesión partió desde la Venta, custodiada por dos agentes de la Guardia Civil, hasta el río entre árboles frutales y huertas esplendorosas. Para abrir paso, Cele García ejerció de cohetero durante todo el recorrido. Mientras tanto, en el escenario montado en el restaurante, los músicos de “Distinguidos Casual” probaban sonido para su concierto. Después, también estaba previsto que subiera al escenario el Dúo 2 de abril, pero eso ya, cerrada esta edición, porque la fiesta, como bien se intuía por el ambiente, se prolongaría hasta bien avanzada la madrugada.