Actualizado
lunes, 23 octubre 2017
17:48
h
URGENTE

Rescatada del interior de su coche en Mancha Real

La conductora se sale de la carretera y choca con el “quitamiedos”
  • dESTROZO. El vehículo siniestrado quedó “atravesado” por el “quitamiedos” en la carretera A-316, kilómetro 26.
    dESTROZO. El vehículo siniestrado quedó “atravesado” por el “quitamiedos” en la carretera A-316, kilómetro 26.

Una mujer fue rescatada por los Bomberos, de su vehículo, tras salirse de la vía y chocar con un “quitamiedos” en el kilómetro 26 de la A-316 a su paso por el municipio de Mancha Real. La víctima, vecina de Torres y de unos 35 años de edad, regresaba del trabajo e iba dirección a Cazorla para visitar a su hija, según confirmó la Policía Local.

El servicio coordinado de Emergencias 112 Andalucía, sobre las 13.24 horas recibió un aviso de un particular que alertaba del incidente. De esta manera, el servicio adscrito a la Consejería de Justicia e Interior movilizó a la Guardia Civil de Tráfico, Bomberos, Policía Local y a personal de mantenimiento de carreteras para que acudiera al lugar del terrible acontecimiento. En pocos minutos se personó un equipo de Municipales, seguido de la ambulancia. Los Bomberos fueron los encargados de sacar a la mujer del interior de su vehículo, un Ford Focus híbrido. Según los efectivos, el servicio fue “rápido y limpio, sin mayores complicaciones”. La víctima se mantuvo consciente durante la operación, con una actitud “serena y colaborativa”.

Entre las teorías que barajan los servicios de atención en el lugar de los hechos, comentan que el coche se fue hacia la izquierda de la calzada y se golpeó con el “quitamiedos”, lo cual provocó que diera un “volantazo” hacia la derecha en un giro brusco, lo cual conllevó al accidente y la caída por un pequeño desnivel en el terreno. La torreña confesó a los agentes de la Guardia Civil que se había quedado dormida, lo cual causó el “despiste” con las consecuencias imprevistas.

AFORTUNADA. Los Bomberos aseguraron que la herida había tenido una “suerte abismal”. Explicaron que el “quitamiedos” cortó “de tajo” la puerta detrás del conductor, y que si hubiera recibido el impacto en la suya, podría haber terminado “partida en dos”. Asimismo subrayaron que la postura en la que la encontraron “no era mala”, lo cual facilitó la tarea de rescate. Del mismo modo, el hecho de que ella llevara puesto el cinturón de seguridad y la efectividad del “airbag” fueron “esenciales” para que conservara su vida de una forma segura.

Tras sacar a la mujer del vehículo, fue atendida por los servicios sanitarios, aunque mostraba un aspecto “óptimo”. Sin embargo la trasladaron al hospital más cercano para que se le realizaran las pruebas pertinentes y fuera atendida lo antes posibles en un centro especializado tras el accidente de tráfico.