Actualizado
jueves, 19 julio 2018
18:33
h
URGENTE

Cinco personas mayores estafadas en La Loma

Las cantidades sustraídas van entre 1.000 y 7.000 euros
  • ASESORAMIENTO. La Oficina Municipal de Información al Consumidor, ubicada en la Avenida de la Constitución.
    ASESORAMIENTO. La Oficina Municipal de Información al Consumidor, ubicada en la Avenida de la Constitución.

La ciudad de Úbeda y su comarca son objeto de una serie de estafas. Hasta el momento hay denunciados cinco casos, todos ellos realizados con el mismo “modus operandi” y dirigidos a personas mayores.

Según adelantó la edil responsable de Consumo, Josefa Chinchilla, hace aproximadamente un mes y medio, una persona que aseguraba que había sido víctima de un timo se dirigió a la Oficina Municipal de información al Consumidor (OMIC) para informarse de qué podía hacer tras haberle sustraído de su cuenta una cantidad importante de dinero. Parece ser que el responsable o responsables de estas estafas se dirigen a personas mayores que tienen una enfermedad crónica o han sufrido alguna dolencia, en los últimos meses, dándoles todo tipo de detalles y haciéndose pasar por personal médico. Igualmente les ofrecen una serie de servicios médicos, para los que es necesario una domiciliación bancaria, y así acceden a la cuenta de los estafados, explicó la edil de Consumo. Hasta el momento se han denunciado cinco casos y las cantidades van desde los 1.000 a los 7.000 euros, aunque no se descarta que haya más personas timadas. Por el momento, subrayó Chinchilla: “Se desconocen cómo ni de qué manera saben tantos datos acerca de las enfermedades de los timados y, mediante una llamada, se hacen pasar por el personal del Servicio Andaluz de Salud y les indican que se los visitarán en sus domicilios, ofreciéndoles un seguro fraudulento”. Desde la Concejalía de Consumo animan a todas las personas que hayan sido víctimas de esta estafa a denunciar. Las demandas se han puesto en conocimiento de la Guardia Civil de Baeza, que investigado el método utilizado e intenta buscar el rastro de los estafadores, para impedir que sigan actuando.