Actualizado
viernes, 16 noviembre 2018
21:54
h
URGENTE

Un “atajo” impracticable para las aldeas del valle del Segura

El proyecto para el arreglo integral está listo para su licitación, según el alcalde
Ver comentarios
|
07/11/2018
  • TORMENTA. Estado desde el mes de agosto de la pista forestal de La Toba, en una fotografía de Javier Broncano.
    TORMENTA. Estado desde el mes de agosto de la pista forestal de La Toba, en una fotografía de Javier Broncano.

Para ir, por ejemplo, al centro de salud de Santiago de la Espada, los vecinos de las aldeas del valle del Segura tienen dos opciones: invertir 25 minutos por una pista forestal o una hora y cuarto de ruta por carretera convencional. No es raro así que el “atajo” sea el elegido para el puñado de vecinos que todavía se resiste a abandonar este rincón serrano.

Cuatro fotos de esta vía que une La Toba con Santiago y una reflexión en voz alta en las redes sociales con la despoblación y la igualdad de oportunidades del mundo rural como telón de fondo —firmada por Javier Broncano, vecino de la sierra y miembro de Ecologistas en Acción— corrieron como la pólvora y la indignación por el pésimo estado de la infraestructura saltó de comentario en comentario. “Desde mediados del verano, unas fuertes lluvias dejaron daños en varios puntos de la carretera y hasta ahora no se ha hecho nada. Solo hemos sabido ahora —tras hacerse pública la denuncia —que hay un proyecto que se licitará a lo largo de 2019”, explica Broncano a este periódico. “Lo que me planteo es si no se puede tramitar de urgencia, hacerse más deprisa”, se pregunta. “La despoblación rural es un asunto muy complejo. Pero no amargarles más la vida a quienes aún pueblan la montaña es a veces bastante sencillo”, reflexiona.

“Creemos que es una vía muy importante para las aldeas”, reconoce el alcalde de Santiago-Pontones, Pascual González. De hecho, recuerda que, entre 2011 y 2013, consiguieron, “después de mucho luchar”, que esta pista forestal en medio del Parque Natural se asfaltase. “Este verano, tras una importante tormenta que dejó más de 150 litros en una hora, sufrió daños”, apunta. Varios arroyos, en pendientes muy pronunciadas, arrastraron vegetación y grandes rocas que destrozaron algunos puntos. “A mediados de agosto ya se vieron posibles soluciones y se inició un proceso de redacción de un proyecto de urgencia”, explica el alcalde. “Se decidió hacer un arreglo integral”, asegura. Un proceso más lento, pero más planificado. Ayer mismo, como añade, visitó esta vía junto con la directora del parque, Teresa Mora, y técnicos. “El proyecto está terminado y a la espera de que se licite. Espero que sea a principios de año”, explica Pascual González.

“El objetivo por el que lucha el Ayuntamiento es ofrecer igualdad de oportunidades a los vecinos vivan donde vivan, pero hay que entender las limitaciones del terreno”, asegura. Y esta pista, que define como un “scalextric” y tiene una pendiente del más del 12% y una anchura mínima, no lo pone fácil. “Tiene el tráfico restringido para algunos tipos de vehículos, los de más de diez toneladas —como los quitanieves—”, asegura.