Actualizado
miércoles, 22 noviembre 2017
20:13
h
URGENTE

Un fervor que viene de antaño

Los galdurienses arropan al Cristo de la Misericordia en su recorrido procesional

La de Jódar, según explica la asociación cultural Saudar, es la fiesta más antigua de todas las realizadas al Santísimo Cristo de la Misericordia y, de hecho, data de mediados del siglo XIV. Cuenta la tradición que, mientras un pastor se encontraba inmerso en labores de arado, los bueyes se pararon porque no podían tirar, así que fue a ver lo que pasaba y comprobó que la reja se había enganchado en una gran anilla que, a su vez, estaba unida a una gran losa de piedra. Fue al cortijo por un azadón y contó a sus compañeros lo sucedido.

Varios fueron con él al lugar, levantaron la losa y encontraron un silo, dentro del que estaba la imagen de un Cristo Crucificado y, junto a él, una lámpara recién apagada por el aire que había entrado al abrir la losa. Los labradores dieron parte a las autoridades de Jódar y la imagen fue llevada en procesión a la villa. Eso ocurrió un 14 de septiembre.

Desde entonces, la emoción impregna el municipio cuando el Cristo de la Misericordia procesiona entre sus calles, como se dejó sentir durante la jornada de ayer. Numerosos vecinos aguardaban en las inmediaciones de la iglesia-santuario de su nombre un rato antes de las nueve de la noche, cuando estaba prevista su salida procesional, a pesar de las altas temperaturas que se registraban a esas horas. Muchos de ellos portaban velas que, posteriormente, iluminarían para acompañar a la imagen en su recorrido. Otros asomaban desde los balcones, también engalanados. Y la ilusión se dejaba sentir, sobre todo, entre los más pequeños. “Ella tiene una devoción enorme”, explicó una madre en alusión a su hija.

Las puertas del templo se abrieron apenas quince minutos antes de la hora prevista y comenzó a salir el cortejo. El majestuoso trono del Cristo avanzó desde el interior y, con una puntualidad británica, cruzó el umbral a la hora prevista. Las campanas anunciaron su salida, que estuvo acompañada de numerosos vítores. “¡Viva el Señor de la Misericordia! ¡Viva el Redentor del Mundo! ¡Viva el Padre de Jódar!”, se dejaba sentir desde diferentes puntos de la pequeña plaza.

Poco a poco, los galdurienses encendieron las velas y se sumaron al cortejo en su devenir, en algunas ocasiones descalzos, hasta la iglesia de la Asunción, donde hoy se celebrará, a las 12:00 horas, la fiesta religiosa, mientras que ya por la tarde se celebrará la procesión de regreso a la ermita. Una nueva oportunidad para que los galdurienses muestren la gran devoción que sienten por el Cristo de la Misericordia.

Una celebración que llega tan solo unos días después de la Real Feria de Septiembre, una de las más concurridas de la comarca, y que contó, entre otros actos previos, con la bajada del Cristo desde su camarín y posterior besapié; la ofrenda floral y el triduo, presidido por el párroco de Fátima, Bartolomé Martínez, y concelebrada por Pablo Armero, consiliario de la hermandad y párroco de la Asunción. Además, este año, Diario JAÉN quiso estar muy cerca de las fiestas en honor del Cristo de la Misericordia y acompañó a los galdurienses con la medalla del que, desde 1778, es patrón de la villa con la medalla editada especialmente, y que se entregó a las puertas de la ermita junto con el periódico.