Actualizado
martes, 22 mayo 2018
16:58
h
URGENTE

Un millón para las obras de emergencia en el Rumblar

La Confederación recuperará los sistemas de bombeo del embalse
Ver comentarios
  • EN 2010. Vista aérea del embalse del Rumblar, en el término municipal de Baños de la Encina, durante el invierno del año 2010.
    EN 2010. Vista aérea del embalse del Rumblar, en el término municipal de Baños de la Encina, durante el invierno del año 2010.

Con el doble de agua que hace doce días, la preocupación sobre este sistema se atenúa pero siempre, como dice el refranero, es mejor prevenir que curar. En resumidas cuentas, es el mensaje que ofreció el presidente de la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir, Antonio Ramón Guinea, ayer en Jaén para anunciar que este organismo invertirá casi un millón de euros para mejorar el sistema del pantano del Rumblar. Una actuación, como dijo, “en marcha”. Así lo aseguró el responsable de esta entidad dependiente del Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente (Mapama), tras la celebración, en la Subdelegación del Gobierno, en una jornada de participación pública del Plan Especial de Sequía.

En el caso del Rumblar, está puesta en marcha una actuación de emergencia. Quizás ya no será tan necesaria con esto que decíamos de que está empezando a llover, pero tenemos que trabajar para el futuro”, comentó el responsable del organismo de Cuenca. En concreto, como resaltó, se trata de una inversión “cercana al millón de euros” y consiste en “recuperar todos los sistemas de bombeo, ponerlos a punto”, además de corregir las deficiencias y mejorar la instalación “en conjunto”. Cabe recordar que la Diputación viene reclamando medidas ante “la situación crítica” de este pantano. De hecho, la última reunión se celebró hace menos de dos semana, cuando solo almacenaba “agua para, aproximadamente, un año”. Además, el sistema —que suministra agua a más de 89.000 jiennenses de doce municipios—, como señaló el presidente de la Diputación, Francisco Reyes, carece de alternativas de abastecimiento, como pozos o posibilidad de trasvases.

“El Rumblar nos tenía muy preocupados”, resaltó el ingeniero jefe de la CHG en Jaén, José Martín, que explicó que las zonas de Sierra Morena son “muy secas”: “En los últimos años la sequía ha incidido con mucha más intensidad allí que en el resto de la cuenca”. Por este motivo, valoró el efecto de las precipitaciones que dibujan una situación “mucho mejor” al pasar de los 22 hectómetros cúbicos de hace 15 o 20 días a los 50 que tiene ahora de los 120 hectómetros cúbicos de su capacidad total. “Gastamos en abastecimientos alrededor de diez hectómetros cúbicos por año. O sea, que pasar de 22 a 50 solo para abastecimiento, si no tuviéramos en cuenta el regadío, implica un incremento de tres años. Como tenemos también que usar el agua para regadío, está claro que tenemos más de un año y medio o dos años prácticamente asegurados”, afirmó.

Martín, igualmente, destacó que se ve “con más optimismo” el futuro en la provincia jiennense en general, a pesar de que ha registrado menos precipitaciones que en otras zonas de la comunidad. “Son embalses que tienen una cuenca muy grande, de modo que “el agua tarda mucho tiempo en llegar desde el punto más alejado al pantano”, apuntó. “La cuenca está ahora mismo prácticamente en el 50 por ciento; Jaén un poco más baja. Pero entendemos que vamos a llegar a un 45 o 50 por ciento si las lluvias son las que ahora mismo tenemos previstas”, aseguró. Con respecto a los embalses, ha señalado que “el Guadalén está llenándose” y se ha mostrado convencido “de que se va a llenar”; el Quiebrajano “está subiendo agua”; el Dañador y el Aguascebas están llenos; el Tranco está a casi el 40 por ciento; Guadalmena tiene menos, y Fernandina y el Giribaile están “cogiendo bastante agua”.

Villanueva de la Reina pide celeridad ante la sorpresa por un nuevo proyecto

La Confederación elabora un nuevo proyecto, “más ambicioso”, para evitar el desbordamiento del arroyo Encantado, en Villanueva de la Reina. Esta es la novedad que llevó el presidente del organismo de Cuenca, Antonio Ramón Guinea, a la reunión con el alcalde del municipio, Blas Alves. Este, como explicó a este periódico, llegó a la cita con la intención de conocer cuándo se iba a realizar la intervención prevista desde 2014 y que contaba en los Presupuestos Generales del Estado (PGE) del año pasado con una partida de 400.000 euros. Mientras tanto, como asegura, cada vez que “ruge” el cielo, la preocupación entre los vecinos es creciente. “Con 30 o 40 litros, el agua llega a las viviendas”, dijo. De hecho, las lluvias de la semana pasada volvieron a causar anegaciones. Guinea explicó que la actuación inicialmente prevista se ha visto “muy complicada” por la definición de los cauces y por circunstancias como el paso del ferrocarril. “Ya se está elaborando un nuevo proyecto, está ya el estudio muy avanzando”, afirmó. En este sentido, Alves señaló la “sorpresa” por conocer un nuevo proyecto, una “nueva promesa” que requiere de una inversión de 1.800.000 euros, sin que se haya ejecutado la primera parte, que supone la limpieza y el cauce. “Es lo urgente”, asegura.