Actualizado
lunes, 16 octubre 2017
19:41
h
URGENTE

Un pueblo entregado a la Virgen de la Fuensanta

La procesión, con presencia de cientos de personas, es el broche para dos jornadas intensas en la que Nuestra Señora fue el foco de atención tanto en la ermita como fuera

Nuestra Señora de la Fuensanta completó el itinerario por los alrededores de su santuario de Huelma. La procesión supuso el final para dos días llenos de actividad. La salida fue a última hora de la tarde, justo después de la eucaristía oficiada por el párroco y consiliario de la hermandad, Manuel García. El cortejo, con las banderas por delante y anderas bajo el trono, contó con el acompañamiento de la Asociación Musical Sebastián Valero, que interpretó diversas composiciones. Cientos de personas de diversas procedencias se integraron en la comitiva. Ya desde la salida, en la explanada contigua al templo, se notaba la expectación de los fieles. El recorrido terminó en plena noche. Una vez terminado el itinerario llegó un acto cargado de simbolismo y de historia. La hermandad matriz se despidió de las tres, procedentes de Cambil, Solera y Torres. Fue a la altura del paraje del Collado. La separación representaba el final de la romería de Sierra Mágina.

La programación dominical empezó a las nueve de la mañana, con la salida hacia el recinto religioso de la hermandad huelmense, que portó la bandera, y se encontró con la banda de música. Después de encontrarse con sus filiales. Junta hicieron una ofrenda floral ante la Virgen.

A las doce, los presentes en el templo rezaron el ángelus. En la misma ceremonia se impusieron las insignias a los nuevos hermanos, unos distintivos que también fueron bendecidos. Desde las once y media se celebró una misa solemne, con la presencia de autoridades y cofrades. El Coro Parroquial Inmaculada Concepción amenizó la eucaristía con sus alegres cánticos. Al término de la función de iglesia la Asociación Musical Sebastián Valero brindó un concierto a los congregados en la explanada contigua a la ermita. A mediodía los romeros repusieron fuerzas para preparar la multitudinaria procesión vespertina. Antes de la salida, las devotas prepararon con mimo la imagen para que, como ocurrió, apareciera espléndida en el exterior.

Las celebraciones en honor de la imagen mariana comenzaron el sábado a mediodía con el repique de campanas y el izado de la bandera en el balcón principal del domicilio de la hermana mayor, como anuncio de la cita festiva. A las seis y media de la tarde, hubo una oración de las hermandades ante la Virgen de la Fuensanta. Ya en plena noche la Unión Local de Cofradías participó en un acto dedicado a la imagen mariana. A las diez arrancó una vigilia a cargo de las adoraciones nocturnas masculina y femenina. La jornada se cerró con el rezó del rosario y los cánticos dirigidos a la patrona del municipio de Huelma.

La de septiembre es la segunda cita del año con Nuestra Señora, después de la habitual fiesta del mes de mayo. La Virgen se venera junto con Santa Lucía. La actual representación de la madre de Cristo es obra de José Navas-Parejo, un imaginero vinculado con Málaga y Granada El santuario está en el lugar donde se dice que la Virgen se apareció a un pastor.