Actualizado
martes, 27 junio 2017
20:05
h
URGENTE

Una familia de Villargordo pide ayuda para no verse en la calle

Su casa será subastada y por eso pide una dación en pago y el alquiler social
Ver comentarios
|
08/03/2017
  • reclamación. El matrimonio de Villargordo acompañado por uno de los miembros de la plataforma.
    reclamación. El matrimonio de Villargordo acompañado por uno de los miembros de la plataforma.

Desesperados y con la angustia de no saber qué les deparará el futuro. Así se encuentran Paqui Romero y David Cañas, un matrimonio de Villargordo que está a punto de quedarse en la calle. Su casa, según indican, será subastada, en breve, después de que el matrimonio no haya podido hacer frente a la deuda de su hipoteca. Ahora, con ayuda de la Plataforma de Afectados de la Hipoteca, luchan para que la entidad bancaria les acepte una dación en pago y el alquiler social. “No podemos consentir que este matrimonio con dos hijos de 13 y 17 años, que tienen el 53 y 37 por ciento de discapacidad, vayan a la calle por las malas prácticas bancarias”, explica la portavoz de la plataforma, Ana Cárdenas, quien añade que han presentado un escrito al banco y esperan una respuesta. “Lo que pedimos, si el banco se queda con la vivienda, es que, al menos, le retiren la deuda que la familia tiene contraída y un alquiler social que les permita vivir bajo un techo”, explica la jiennense.

El matrimonio de Villargordo vivía como cualquier familia. Sin embargo, las dificultades económicas y el desempleo de ambos hizo —ella trabaja de forma eventual en la limpieza y el hombre en el campo y en la construcción— que llegaran pronto los impagos. Las mensualidades de la hipoteca se fueron acumulando, un situación que llevó a al banco a iniciar los trámites de la ejecución hipotecaria. “Llevamos tres años batallando, acudimos al alcalde y a la oficina de la Diputación, conseguimos que se nos rebajara la hipoteca, pero ya la situación es tal que nos hemos enterado por una carta que nos ha llegado que hay una subasta prevista para el 9 de marzo”, explica Paqui Romero. La mujer, lejos de quedarse con los brazos cruzados decidió acudir a la Plataforma de Afectados por la Hipoteca. Con ayuda del colectivo presentaron un escrito para pedir la dación del pago y el alquiler social. “Estamos a la espera de saber si el banco acepta”, explica la mujer y añade: “Llevamos luchando más de tres años. Íbamos al banco, no nos daban solución alguna y ya nos vemos en la calle, sin casa y encima con la deuda. Hoy mismo le han dicho a mi marido que si pagamos algo más de catorce mil euros de todo lo generado en el proceso, podríamos continuar con el pago normal de la hipoteca, que son unos cuatro millones —refiriéndose a pesetas—. ¿De dónde voy a sacar yo este dinero”, argumenta. Desde la plataforma mantienen su firmeza en defender el derecho a una vivienda digna para todos los ciudadanos y una solución viable para todas las personas con dificultad de pagar los préstamos hipotecarios. Indican que, lejos de mejorar la situación, aún hay muchas familias que lo están pasando mal.

apoyo de la plataforma de afectados

La plataforma Afectados por la Hipoteca de Jaén acompañó a la pareja que acudió a la entidad bancaria a solicitar la dación en pago y el alquiler social de su vivienda, ante la imposibilidad de seguir haciendo frente a la hipoteca. La entidad se comprometó a dar una pronta respuesta con el objetivo de que la familia con dos hijos no se vea en la calle.

Recogida de firmas para evitar el desahucio
idcon=12655526;order=10

Tamara Muñoz y Sergio Fernández no pararán de luchar hasta conseguir que su entidad bancaria les conceda un alquiler social. La familia de Huelma vive pendiente del desahucio que tienen fijado para el próximo 21 de marzo. Por eso, con ayuda de la Plataforma de Afectados de la Hipoteca, emprendieron una recogida de firmas. Más de medio millar de personas se unieron a la petición con el objetivo de que el banco les permita continuar en la vivienda que tienen “okupada”, propiedad del banco, en el municipio de Mágina. Explican que no tienen otro lugar a dónde ir. Son padres de dos niños de 6 y 3 años y un bebé de cuatro meses, los dos están en paro y sobreviven gracias a la ayuda del Ayuntamiento y de entidades como Cáritas. “Lo que queremos es que el banco nos facilite un alquiler social que podamos pagar y así no tengamos que vernos en la calle”, pidió Tamara Muñoz.