Actualizado
miércoles, 15 agosto 2018
09:55
h
URGENTE

Alfombras y flores acogen al Corpus

La procesión vuelve a brillar en la ciudad gracias al esfuerzo de sus vecinos
Ver comentarios
|
04/06/2018

La procesión de Corpus Christi volvió a brillar de nuevo en Villacarrillo, pese a que la lluvia a punto estuvo de no permitir que los vecinos cumplieran con la tradición de engalanar las calles del recorrido marcado. Desde hace semanas, cuando la Sección Adoradora Nocturna recibe el visto bueno del Ayuntamiento para el itinerario, se trabaja en el diseño de cómo serán cada una de las calles para el día de la procesión. Es una forma de convivencia donde se reúnen los vecinos y se trabaja sobre cómo serán sus barrios, algo que se mantiene muy en secreto hasta que los trabajos de montaje comienzan. No hay premios ni concursos a la mejor decoración, pero aún así, el esfuerzo es importante, porque el reconocimiento llega cuando, el domingo del Corpus, los cientos de visitantes que recorren el itinerario lanzan sus piropos hacia el trabajo realizado.

El agua apareció el día anterior por la tarde, tormentas que estropearon algunos de los trabajos ya realizados, pero no impidió que los vecinos se pusieran manos a la obra para terminar todo lo dispuesto. No fueron los únicos, también las cofradías se implicaron con la colocación de una “parada”, todas en diferentes puntos del recorrido. Finalmente, la procesión volvió a salir por la “puerta del Sol” de la iglesia parroquial de la Asunción, tras la novedosa salida del pasado desde Santa Isabel. Los pequeños que estas últimas semanas han recibido la Primera Comunión fueron los primeros en pisar la adornada plaza del Poeta José García Nieto. Minutos después, aparecía la custodia y comenzaba la comitiva a avanzar en un recorrido repleto, no solo de villacarrillenses, también de cientos de visitantes. Alfombras de todo tipo, colgaduras, plantas floreadas y enseres tradicionales predominaron en los decorados, incluso adornos hechos con el reciclaje de envases. Curiosidades también como la de un vecino, que expuso una maqueta que representaba las fases de producción del aceite de oliva de la forma tradicional, con capachos, animales y piedras para triturar la aceituna. La procesión finalizó con la bendición a los presentes antes de entrar en la iglesia.