Actualizado
miércoles, 25 abril 2018
18:48
h
URGENTE

Jesús Resucitado clausura el esplendor de una fiesta única

El tiempo acompañó a los devotos en el tan esperado regreso de Cristo
Ver comentarios
|
03/04/2018
  • PROCESIÓN. Jesús Resucitado pasea por las calles de Villacarrillo.
    PROCESIÓN. Jesús Resucitado pasea por las calles de Villacarrillo.

La jornada primaveral vistió las celebraciones en las parroquias de Villacarrillo y, especialmente, en la salida en procesión de la imagen del Resucitado que, desde la iglesia de San Francisco de Asís, recorrió varias calles de la ciudad.
El grupo prohermandad y cofradía de nazarenos de Nuestro Padre Jesús Cautivo y María Santísima de la Esperanza, la Sagrada Resurrección y San Francisco de Asís salió en procesión del templo a mediodía con el acompañamiento de representantes de las diferentes cofradías de la Pasión villacarrillense, autoridades religiosas y políticas. Enfiló el desfile el recto trayecto desde este templo sagrado hasta el convento de las Hermanas de la Cruz, por la calle Santa Clara y la avenida del Doctor Enrique Suca.
Tras la estación en el convento, se subió, según lo previsto, por la calle Canalejas hasta alcanzar la peatonal de San Rafael, para entrar en Méndez Núñez a la altura de la plaza de San Luis. Asimismo, la procesión continuó por Goya, San Fernando, Don Ambrosio y plaza del Poeta José García Nieto, donde se encuentra la llamada “Puerta del Sol”, que da acceso a la iglesia de la Asunción. Cabe destacar que la entrada al templo de Vandelvira es donde Jesús Resucitado va a permanecer en los próximos días hasta su regreso a la parroquia de San Francisco de Asís.
Eso será con la celebración de la “Octava de Pascua”, para lo que se realizará un vía crucis con la imagen desde las 19:00 horas del domingo 8 de abril. Será un recorrido de apenas una hora de duración con celebración religiosa.

La Semana Santa de Villacarrillo ha sido tranquila, con gran afluencia de personas a Villacarrillo y celebraciones religiosas que son objeto de campañas promocionales desde el Ayuntamiento para captar turistas en busca de este tipo de manifestaciones religiosas. Una de ellas, y de las más carismáticas con los cantes de pasión, es la “madrugá” del Viernes Santo. Durante la procesión de Nuestro Padre Jesús Nazareno, María Santísima del Mayor Dolor y Traspaso y Santa Mujer Verónica, parejas de saeteros acompañaron al Cristo. Su entrada en el regreso a la Asunción se salvó de la anunciada lluvia para esa mañana, no así la siguiente desde la iglesia de Santa Isabel de Los Ángeles, que no pudo recorrer más de 100 metros de itinerario, porque la lluvia provocó el regreso al templo, tras la salida a las 8:15 horas con Nuestro Padre Jesús de la Caída, que no completó su estación de penitencia. La suspensión en la mañana del Viernes Santo afectó al Cristo de la Expiración y María Santísima del Amor, con hora prevista de salida a las 11:30 horas y que no llegaron a salir de la Asunción. Sí salieron al final de la tarde el Santo Sepulcro con el entierro de Jesús.